«Siempre tenía una sonrisa y una buena palabra»

Silvia Llaneza Sánchez-Migallo. / E. C.
Silvia Llaneza Sánchez-Migallo. / E. C.

Silvia LLaneza, conocida camarera de la Casa del Café, fallecía este sábado a los 39 años dejando un gran vacío entre su familia, sus compañeros y los clientes

O. S. GIJÓN.

Silvia Llaneza Sánchez-Migallón, la que fuera camarera de la Casa del Café, en su local de la avenida Portugal, falleció este sábado a la edad de 39 años víctima de una cruel enfermedad a la que se enfrentó sin perder la sonrisa, su cualidad más característica y que le sirvió para granjearse el cariño de todos.

Su prematura muerte deja un profundo vacío no solo entre sus compañeros de trabajo, también entre los numerosísimos clientes que la consideraban su amiga tras horas de charlas entre cafés, pinchos y vinos.

Su viudo, Juan Manuel Corte; sus padres, Enrique Llaneza y Catalina Mercedes Sánchez-Migallón; sus hermanos, Sonia y Enrique, así como el resto de sus familiares y seres queridos recibieron el apoyo de los muchos que ayer se acercaron al tanatorio de Cabueñes, donde quedó instalada la capilla ardiente y donde hoy, a las 13 horas, se celebrará el acto de despedida de una «mujer encantadora y amable» a la que le quedaba toda una vida por delante.

«Silvia siempre tenía una sonrisa y una buena palabra, ibas a tomar un café con algún problema rondando en la cabeza y tenía el poder de que te fueses más contenta, trasmitía una energía muy positiva», comenta una clienta. Silvia era hija del secretario del equipo de fútbol del TSK Roces, que tiene previsto guardar un minuto de silencio en su memoria en el próximo partido.