Fallece Víctor Guzón 'El Buda', uno de los DJ más populares de Gijón

Víctor Manuel Guzón, 'DJ Buda'. /E. C.
Víctor Manuel Guzón, 'DJ Buda'. / E. C.

Fue toda una referencia de la noche en las salas de fiestas de Asturias, primero como relaciones públicas y después como pinchadiscos

JOSÉ LUIS RUIZ

La noche gijonesa perdió este sábado una de sus fuentes de sonido. Víctor Manuel Guzón, conocido por todos como 'DJ Buda' fallecía en Gijóna los 61 años. El funeral se celebrará mañana las siete de la tarde en la iglesia parroquial de Cangas de Onís. «Era siempre muy agradable y ayudaba a todo el mundo», explicaba DJ Riky, que coincidió con él ya en El Jardín. «Allá por el año 88, yo estaba de pinchadiscos y él solía estar todas las noches por allí. Era relaciones públicas y se notaba que le encantaba lo que hacía. Pero siempre venía a ver lo que hacía y al final, claro, se puso a pinchar».

Antes de reinar en el mundo de la noche, Víctor Manuel Guzón comenzó sus estudios en La Escuelona de El Llano, su barrio de toda la vida, de ahí pasó al colegio Jovellanos y después al Instituto del mismo nombre. Al cumplir los 16 entró a trabajar con su padre en el Banco Exterior de España, de botones. Allí fue ascendiendo hasta que le destinaron a Lanzarote, donde aprovechó para aprenderlo todo sobre la música y la hostelería.

Muy aficionado al fútbol, se le dio bastante bien y militó en el Somió C. F., en el Sporting Promesas y en el C. D. Alavés mientras hacía la mili en Vitoria. Volvió a jugar en Asturias, en Nueva de Llanes, El Entrego y el U. C. de Ceares. Ya con 38 años se despidió del balón en el Roces C. F.

Una época en la que ya se movía como relaciones públicas por las salas de fiestas gijonesas de El Jardín, El Dragón, Oasis, Rocamar, Parque del Piles, Don Giovanni y el Claqué. También por las candasinas Marsol y Reflejos y La Real, en Oviedo. Aunque llegó a formar parte del grupo Ilegales, su afición iba más por la mesa del pinchadiscos y por ahí empezó a darse a conocer desde el mesón que su familia tenía en Nuevo Gijón. Sus dotes para conectar con el público y su sentido del humor le fueron creando una fama, y su apariencia física le hizo ganarse el mote de 'El Buda', que no solo no le molestaba sino que hizo de él su marca personal.

«Nunca actuaba solo»

Actuó por casi todas las salas de fiestas de Asturias y siempre sacaba un hueco para colaborar con las diversas ONGs que se lo pedían. También se le vio actuar por Galicia, León, Zamora, Valladolid y hasta en Madrid. En Facebook son muchos los que han dado su pésame a la familia y recuerdan con cariño que actuara en su boda. Una de sus principales fuentes de bolos en los últimos años.

En ellas «nunca actuaba solo», explicaba DJ Riky. «Llevaba unos chavales dominicanos muy animados que tocaban los timbales y conseguían sacar a bailar a todo el mundo. Era como una mini orquesta». Se detiene uno de los platos que hizo vibrar a varias generaciones de gijoneses que siempre le recordarán por su buen humor y por marcar el ritmo de las mejores fiestas.

Más información

Temas

Gijón