La falta de psicólogo paraliza los procedimientos de Familia en el juzgado

Palacio de Justicia de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA
Palacio de Justicia de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

El Principado no ha cubierto la plaza tras una jubilación, lo que ha llevado a cancelar las valoraciones del equipo psicosocial

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«Dada la ausencia de sustitución de la plaza de psicólogo del equipo psicosocial es necesario anular las citas ya fijadas». Con este escueto comunicado, los procedimientos en materia de Familia del partido judicial de Gijón sufren la paralización 'sine die'. El puesto sin cubrir es el de licenciado en Psicología, tras la jubilación del anterior profesional que formaba parte del grupo que evalúa y emite los informes al juzgado y cuyo cometido principal es velar por los derechos fundamentales y los intereses de los menores tras el divorcio de sus progenitores.

La responsabilidad de cubrir la plaza del equipo psicosocial es del Gobierno del Principado, que tiene transferidas las competencias de Justicia. Por el momento, y sin fecha en el horizonte, la situación continuará siendo la misma, con el correspondiente perjuicio para aquellas personas que esperan sentencias de divorcio, de custodias de menores o de modificación de medidas. Se han cancelado las citas de valoraciones para una veintena de procedimientos.

El equipo psicosocial del juzgado está formado por un psicólogo y un trabajador social, que realizan el estudio psicológico y social de todos los integrantes de las familias que les son derivados en asuntos judiciales de Derecho de Familia relativos a menores.

«Si no hay informe, no hay juicio y, por lo tanto, no se dicta la sentencia para la custodia» «La intervención psicosocial no se puede dilatar, supone un daño directo al menor»

Desde la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) se han pronunciado en varias ocasiones, solicitando al Principado que refuerce los equipos judiciales de cada partido, ya que el gran volumen de trabajo al que se enfrenta ralentiza las diligencias de los juzgados.

La paralización de los informes de valoración no solo supone un importante daño al funcionamiento ordinario de los juzgados, también para los menores y sus derechos fundamentales de salvaguardia y custodia.

Los abogados expertos en Derecho Familiar consideran que la falta del psicólogo provoca graves perjuicios en la sociedad por los retrasos en la celebración de los juicios y la resolución del proceso judicial. «En las custodias de los hijos, el retraso en la elaboración del informe psicosocial puede suponer que pase mucho tiempo sin que padres e hijos tenga contacto regular, ya que hasta que no haya informe, no se celebra juicio y, por lo tanto, no se dicta sentencia», explica la letrada Gemma González Calvo.

Añade que «pueden darse casos de niños que no estén bien con el régimen de custodia que tengan, porque quieren pasar más tiempo con el otro progenitor o porque tengan problemas de convivencia con el que residen, por ejemplo, y que se ven obligados a esperar mucho tiempo hasta que se modifique».

Instrumento esencial

Por su parte, la abogada Sara Pastor Díaz, experta en Derecho de Familia, considera que «el informe del equipo psicosocial es especialmente relevante en los supuestos en que existen menores que padecen algún tipo de trastorno en su desarrollo, como instrumento de gran utilidad para que los jueces puedan determinar las medidas que mejor se adapten a las necesidades de los menores. En estos casos, la intervención del equipo psicosocial no se puede dilatar, porque ello puede suponer un daño directo al menor afectado».

La alternativa a la intervención del equipo psicosocial es pedir el nombramiento de un perito judicial, «pero las desventajas son los elevados honorarios que cobran y que te puede tocar un perito que no esté especializado en Derecho de Familia y que, al final, hasta perjudique al menor». Mientras se cubre la plaza de psicólogo, son numerosas las familias que esperan un laudo sobre su futuro.

 

Fotos

Vídeos