La Feria acometerá obras en el recinto Luis Adaro para evitar nuevos vertidos

Zona del Piles donde se produjeron los vertidos de la Feria el pasado domingo. / DANIEL MORA
Zona del Piles donde se produjeron los vertidos de la Feria el pasado domingo. / DANIEL MORA

La alcaldesa reitera que se ha localizado el origen de la fuga en la Fidma y «se han tomado medidas para impedir que los residuos lleguen a la red»

EUGENIA GARCÍAGIJÓN.

El Ayuntamiento ya ha localizado el origen del vertido de aguas residuales procedente de la Feria de Muestras que el pasado domingo denunció la Coordinadora Ecologista de Asturias ante la Policía Medioambiental y el Servicio de Control Ambiental de la Consejería de Infraestructuras del Principado. Así lo aseguró ayer, durante la celebración del Día del Medio Ambiente en la Fidma, la alcaldesa Ana González.

La regidora recordó que «se están poniendo en marcha medidas transitorias orientadas a evitar que estos residuos que tienen que ver con los puestos de comida lleguen a la red de saneamiento, y por lo tanto salgan al mar», que estarán operativas mientras dure el certamen.

A raíz de la denuncia de la Coordinadora, indicó, «se estudió la red y se comprobó que en agosto había un empeoramiento de la calidad de agua». No obstante, la alcaldesa matizó que las aguas de San Lorenzo «siguen siendo aptas para el baño». Aunque el origen del vertido ya se haya localizado, para evitar nuevas fugas será necesaria una revisión del saneamiento del recinto ferial. «Una vez acabe la Feria tendremos que acometer una obra», reconoció la alcaldesa. Estos trabajos no se pueden llevar a cabo mientras dure el certamen, que culmina este domingo, «pero está claro que hay que solucionar un problema estructural del saneamiento de una parte de la Feria».

¿Dónde se localizaría el problema? Según alertó la Coordinadora el pasado domingo, el punto crítico sería el colector ubicado en la avenida del Doctor Fleming, a la altura de la puerta de servicio del recinto ferial Luis Adaro. «El vertido se apreciaba por el color del agua y el fuerte olor que desprendía», alertaron entonces los ecologistas.

En un primer momento, la propia Ana González descartó que se hubiera producido, si bien al día siguiente el concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Aurelio Martín, explicó que la recogida de muestras realizada junto a la Empresa Municipal de Aguas (EMA) había determinado que sí había habido vertidos cuyo origen se localizaría en los chiringuitos y establecimientos hosteleros de la Fidma.

Alcantarilla errónea

La infraestructura de saneamiento del recinto ferial se habría colmatado a causa de su antigüedad, a lo cual se sumó que uno de los expositores vertió sus residuos en la alcantarilla equivocada, que pertenecía a la red pluvial y no una destinada a aguas negras que desembocan en el colector de la EMA. Para evitar futuros vertidos, los responsables de la Cámara de Comercio decidieron vaciar uno de los colectores y limpiar las tuberías al final de cada día de Feria.