Los 'Águila', como en casa

Los miembros de la 'Patrulla Águila', en el aeropuerto de Asturias. / DAMIÁN ARIENZA
Los miembros de la 'Patrulla Águila', en el aeropuerto de Asturias. / DAMIÁN ARIENZA

Los cazas del Ejército del Aire llegaron ayer a Asturias para preparar la exhibición que se celebra mañana | «En Gijón me siento como en casa, me encanta ver durante el vuelo a toda la gente que nos sigue desde la playa de San Lorenzo»

ANA RANERAGIJÓN.

Ya está todo listo para el Festival Aéreo de Gijón. Los cazas de la 'Patrulla Águila' aterrizaron ayer pasada la una de la tarde en el aeropuerto de Asturias, pero, antes de tomar tierra, se acercaron a la bahía de San Lorenzo para ensayar algunas de las piruetas con las que deleitarán a los gijoneses el domingo. El comandante Martín, líder del grupo de vuelo acrobático del Ejército del Aire, se siente como en casa según baja del avión. «Llevo muchos años viniendo a este festival. Es espectacular ver desde arriba a toda la gente que nos sigue desde la playa».

Esta patrulla, además, cuenta en su plantilla con dos mujeres, algo que aún es poco habitual. Una de ellas, la comandante Torres, denfedió que el sexo «no influye para nada a la hora de pilotar, lo único que cuenta es el tiempo que se dedica a estudiar y entrenar» y ella es claro ejemplo de esto, con casi dos mil horas de vuelo como aval. Torres se siente una afortunada con su trabajo, disfruta con cada maniobra, aunque le gustan especialmente algunas. «'El sacacorchos' es mi favorita por su espectacularidad, aunque creo que la que más aprecia la gente es el corazón».

Pablo González, director técnico del festival, anima a todos los asturianos a acercarse el domingo a la playa. «Habrá aviones muy distintos como los 'Alphajet', aeroplanos antiguos o el 'Eurofighter', el caza estrella del siglo XXI. Es un lujo poder sentirlos tan cerca».

El domingo solo se escuchará el espectacular ruido de los cazas, mientras toda la ciudad guarda silencio para seguir con atención cada pirueta que se dibuje en el cielo de Gijón.

Boda en medio del festival

Y mientras los aviones hacían sus ensayos en el Ayuntamiento se cumplía un sueño. Iván Cortío e Irene Fouz pudieron casarse en «la tierrina». Encargado de la mecánica de los aviones que este domingo sobrevolarán Gijón, celebró en la tarde de ayer su boda en la Casa Consistorial. El enlace tuvo todos los ingredientes típicos de una boda de este tipo. Además de la indumentaria militar, al final de la ceremonia los novios salieron a la plaza Mayor en medio de un pasillo de sables. Momento muy especial al que sesumó ue los invitados comenzaron a lanzar aviones de papel sobre los novios, en lugar del clásico arroz.