El Festival Aéreo vuela alto pese a la lluvia