La fiesta de fin de Feria se anuló en el último momento por la falta de permisos

Operarios desmontan uno de los puestos de la fiesta, que se canceló a última hora de ayer a través de una foto en redes sociales./J. PAÑEDA
Operarios desmontan uno de los puestos de la fiesta, que se canceló a última hora de ayer a través de una foto en redes sociales. / J. PAÑEDA

El servicio de Bomberos emitió un informe negativo porque, «entre otros incumplimientos, no alcanzaba la ratiode evacuación»

PABLO SUÁREZ / ÓSCAR PANDIELLO

Los trabajadores de la Feria se quedaron este año sin la fiesta con la que suelen celebran el final de dieciséis días de intenso trabajo. Lo que durante todo el día había sido un temor, acabó confirmándose en el último momento. La tradicional fiesta de fin de Feria, que este año cambiaba su ubicación de El Jardín a la Universidad Laboral, fue cancelada.

La confirmación llegaba pasadas las diez la noche, apenas hora y media antes del momento en el que estaba previsto que diese comienzo. Según fuentes municipales la licencia para su celebración fue denegada «por razones de seguridad». Existía un informe negativo del servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos, porque «entre otros incumplimientos, no se alcanzaba la ratio de evacuación en caso de emergencia». En definitiva, la fiesta no podía celebrarse con las suficientes garantías para los asistentes, por lo que no le concedió el preceptivo permiso.

Desde la organización, la promotora Edulmi, culpan al Ayuntamiento de lo sucedido y afirman que en ningún momento se les comunicó que hubiera ningún tipo de problema. «Llevamos gestionando los papeles desde finales de julio. Se nos ha mareado hasta esta misma noche con versiones distintas», lamentaban ayer. Cifran las pérdidas en 45.000 euros, aunque inciden en que lo que les ha molestado han sido las formas. «El concejal Esteban Aparicio nos envió un mensaje pasadas las 22 horas diciendo que teníamos que cancelarla. Hasta entonces no sabíamos nada», reiteran.

Defienden en cualquier caso que en todo momento cumplieron con todas las exigencias contempladas en la legislación. «El equipo de bomberos nos pidió el viernes que les mandásemos los detalles de la fiesta, y ese mismo día los tuvieron en su posesión», afirman, a la vez que califican que la seguridad del evento iba a ser «absoluta» y estaba garantizada. «Hemos armado un despliegue mayor incluso que el de las fiestas de San Mateo. Teníamos 8 vigilantes, 12 auxiliares y un jefe de servicio».

El aviso de la suspensión se hizo a través de las redes sociales, limitándose a atribuirlo a «causas ajenas a la organización». Al mismo tiempo, otro hostelero ajeno al evento anunciaba por el mismo medio que «por motivo de la cancelación de la fiesta de Fin de Feria, La Buena Vida Fomento abre sus puertas a partir de medianoche».

 

Fotos

Vídeos