La fiesta vuelve a Vega 10 años después

Cenero. Los juegos tradicionales fueron protagonistas. / CAROLINA SANTOS
Cenero. Los juegos tradicionales fueron protagonistas. / CAROLINA SANTOS

Cenero y Contrueces, donde Alberto Rodríguez dio el pregón por segundo año consecutivo, disfrutan de cuatro días de festejos | Juegos tradicionales y actuaciones de Los Stukas y Ceferino Otero llenan los recintos

JOSÉ LUIS RUIZGIJÓN.

Nuevo fin de semana de fiestas veraniegas que se extienden por Contrueces, Vega y Cenero, ya casi a punto de despedir agosto. Contrueces comenzó ayer su programa festivo con un pregonero de excepción, el actor, músico y humorista Alberto Rodríguez, que tras presentar el récord de la sidra de Poniente, se trasladó al barrio para dar el pistoletazo de salida a sus fiestas más esperadas por segundo año consecutivo.

El pregón de este 'viejo rockero' dio paso a otros incombustibles de la escena musical asturiana. Los Stukas subieron al escenario de un barrio que lleva la música en sus venas, no en vano su cartel de fiestas de este año reinterpreta el logotipo de Guns N'Roses, después de que el año pasado hiciera lo propio con AC-DC. La orquesta Cuarta Calle remató una noche de las más calurosas que se recuerdan.

En Vega, después de más de diez años sin fiestas, una nueva comisión ha estado recaudando dinero «con muchísima ilusión» para poder remontar y volver a celebrarlas. «Partimos de cero euros de presupuesto, pero hemos estado todo el año haciendo sorteos y rifas con donaciones de los establecimientos y la ayuda de los vecinos hemos conseguido lo suficiente», explicó la vicepresidenta de la comisión de fiestas de Vega, Lorena Suárez. La jornada de ayer comenzó con los juegos infantiles en los que participaron más de 30 chavales y por la noche contaron con la actuación de Ceferino Otero.

«Como es repartidor, aquí le conocemos mucho y le tenemos un gran cariño, así que ha accedido a actuar. Es fantástico». Después del cantante fue el turno del DJ Dani Vieites, nacido en Vega y que animó la velada hasta altas horas de la madrugada.

Cenero también dio comienzo ayer a sus fiestas, organizadas por el club La Amistad de la Abadía de Cenero. Como el club organiza todos los veranos en julio unos campamentos, ayer realizaron un reencuentro con los participantes de este año al que acudieron «prácticamente todos». Los juegos tradicionales asturianos son una de las actividades que más éxito tienen en la parroquia y ayer congregaron a más de cien personas de todas las edades. «Tenemos la rana, tiro de cuerda, dardos, y el que más gusta, las lecheras. Consiste en hacer un circuito con las lecheras llenas y procurando no derramar ni una gota. Como cuando éramos pequeños», recordó Diana García, vocal del grupo de fiestas del club.

Más información