Fomento asegura que «trabaja» para firmar el convenio del plan de vías de Gijón antes del 5 de marzo

Fomento asegura que «trabaja» para firmar el convenio del plan de vías antes del 5 de marzo
El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se dirige micrófono en mano a los concentrados en la plaza Mayor el 15 de noviembre. / DANIEL MORA

«Se están comprobando los plazos y analizando los tiempos», afirma sobre sus gestiones para cumplir el objetivo antes de la disolución de las Cortes

MARCOS MORO

El Ministerio de Fomento aseguró ayer a través de un portavoz que «trabaja» para firmar el convenio del plan de vías de la ciudad antes del 5 de marzo, fecha límite para la disolución de las Cortes Generales por el adelanto electoral anunciado la semana pasada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

«Se están comprobando los plazos y analizando los tiempos para llegar al objetivo», manifestaron estas mismas fuentes. El objetivo no es otro que la rúbrica por parte de las administraciones central, autonómica y local del trascendental acuerdo que en los últimos meses ha recibido sus aportaciones. No está claro que el convenio tenga que pasar por el Consejo de Ministros. El departamento que encabeza el ministro José Luis Ábalos afirma también haber solicitado ya los informes preceptivos jurídico y económico tanto a Adif como a Adif Alta Velocidad, dos documentos imprescindibles para proseguir con la tramitación necesaria ante el Ministerio de Hacienda.

La firma del convenio económico del plan de vías, que recoge una inversión de 814 millones de euros para concluir todas las obras ferroviarias en 2025 entre La Calzada y Cabueñes, es una reclamación unánime de todo el entramado político, económico y social representado en el Consejo Social de la ciudad. Es, además, a día de hoy el único modo de evitar una nueva depresión generalizada y otra legislatura en blanco para la integración ferroviaria gijonesa tras 17 años de existencia de la sociedad Gijón al Norte. El problema es que queda muy poco tiempo para resolver cuestiones que en apariencia son pura burocracia.

La última versión del convenio que Fomento quiere dejar rubricado antes de que acabe la actual legislatura amplía hasta 2045 los plazos para que el Principado y el Ayuntamiento de Gijón puedan devolver los créditos relacionados con las obras del plan de vías y la construcción de la estación intermodal. Además, incluye una cláusula que obliga a modificarlo si no se logra financiación externa o si el estudio informativo fija un coste que supere el previsto en un 20%.

La Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana (FAV), que recientemente había amenazado con volver a las movilizaciones en caso de que el documento quedase de nuevo bloqueado, anunció ayer la convocatoria de la plataforma en defensa del plan de vías para el lunes 25 de febrero.

Los vecinos, con su presidente Adrián Arias, consideran que la dosis de «incertidumbre» sigue siendo suficiente como para «demostrar nuevamente que con los compromisos con Gijón no se juega y esta ciudad no va a formar parte de un sainete electoral», según una nota de prensa difundida por la FAV. De ahí que mantengan las movilizaciones para enviar un «mensaje claro» a Fomento porque, aseguran, «estamos hartos de los informes, la burocracia y las excusas del ministerio» cuando «se pudo en Santander, se pudo con otros proyectos y se va a poder con Gijón».

Los grupos de la oposición, a excepción del PSOE, criticaron ayer la falta de diligencia de Fomento para la firma del convenio más de tres meses después de la visita del ministro. Ciudadanos registró ayer una iniciativa plenaria para forzar a Fomento a que firme el convenio antes del 5 de marzo.

Vaciado de agua y proyectos

Por el momento, la única obra en marcha en la ciudad relacionada con la integración ferroviaria es el vaciado de agua del túnel del metrotrén. Desde el pasado 1 de octubre, la empresa pública Tragsa, a la que Adif ha encomendado la tarea, ha venido bombeando una media diaria de 1.400 y 1.500 metros cúbicos (entre 1,4 y 1,5 millones de litros de agua). Se han eliminado hasta el momento más de dos tercios del líquido acumulado de extremo a extremo del corredor ferroviario, desde Las Mestas hasta el Museo del Ferrocarril. Si no surge ningún contratiempo, está previsto que los trabajos de extracción del agua concluyan en la primera quincena de marzo.

Las labores se vienen desarrollando mediante bombas eléctricas desde la calle del Pintor Antonio Suárez, en El Bibio, donde existe un pozo de acceso al túnel, concebido para funcionar como salida de emergencia del metrotrén. Junto al equipo principal instalado a la altura de este pozo trabajan otros dos equipos de apoyo, bombeando desde el interior de la propia galería.

Xixón Sí Puede, y más concretamente su exedil David Alonso, fue quien sacó a la luz la inundación del túnel del metrotrén en unas imágenes que causaron un gran revuelo en las navidades de 2016.

La llegada a Fomento del ministro Íñigo de la Serna abrió una etapa distinta. Su equipo fue el que contrató los estudios para definir un procedimiento de extracción del agua seguro, que evitara problemas de subsidencia a lo largo del trazado del túnel. Este término, el de las subsidencias, es el fenómeno geológico que explica el hundimiento progresivo de la superficie del terreno como consecuencia de trabajos de minería, colapso de cavidades subterráneas, extracción de agua o petróleo, o desecación. El efecto visible de la subsidencia son los asientos de los cimientos de los edificios, cuando se dice que pisan.

Finalmente, ha sido el equipo del ministro José Luis Ábalos el encargado de la ejecución del contrato firmado con Tragsa en los estertores del Gobierno del PP por un importe de 1.068.121 euros. Un contrato que, además del encargo del vaciado completo de agua, incluye el mantenimiento del túnel durante 24 meses.

Según explicaron desde Adif, estas tareas de mantenimiento y su frecuencia serán idénticas a las que se somete a este tipo de infraestructuras: control de los circuitos eléctricos, de seguridad y de la bomba que se instalará para extraer el agua que vaya apareciendo. El agua que anega el túnel del metrotrén procede de filtraciones de acuíferos del exterior. Esta se cuela por las juntas de las dovelas que revisten las paredes de la galería, que no son estancas.

También está en fase de redacción el proyecto de obra civil para la prolongación del túnel del metrotrén hasta Cabueñes por parte de la ingeniería de Acciona. Pendientes de adjudicación por Adif se encuentran los proyectos para el diseño de las estaciones de la plaza de Europa, El Bibio y Justo del Castillo. Además, Ineco está desde el pasado mes de junio con el estudio informativo de la estación intermodal frente al Museo del Ferrocarril.

Más