«Lo firmado es que la estación vaya junto al Museo del Ferrocarril»

Ana González, en un momento de la entrevista con Juan Neira. /  J. PAÑEDA
Ana González, en un momento de la entrevista con Juan Neira. / J. PAÑEDA

La alcaldesa afirma estar «dispuesta a hallar una solución definitiva a la depuradora» y asegura que «una alternativa» es negociar compensaciones

I. VILLARGIJÓN.

Ana González manifestó durante su entrevista en Canal 10 su desacuerdo con las «decisiones unilaterales» que provocaron retrasos en la elaboración del estudio informativo sobre la futura estación intermodal para trenes y autobuses, si bien también se mostró «satisfecha» de que la demora, que inicialmente se preveía que alcanzara los nueve meses, se verá recortada en dos o tres meses, según trasladó esta semana el ministro de Fomento al presidente del Principado, Adrián Barbón, durante el encuentro mantenido entre ambos en Madrid. «Se está hablando de los primeros meses de 2020 para cerrarlo. Y es un informe muy importante para luego poder tomar decisiones sobre la construcción, que es lo que todo el mundo queremos», apuntó.

La alcaldesa explicó que «el retraso no condiciona dónde estará la estación», aunque sí se fijará en las condiciones y el coste económico de la misma. Recordó a este respecto que el convenio firmado entre las tres administraciones -local, regional y central-, en el que se habla de una inversión global de 800 millones de euros, se hace sobre «una previsión de coste en otro sitio» diferente al que se está estudiando e incluye una cláusula que fija como margen máximo para la variación del precio un 20%. Evitó en cualquier caso hablar de supuestos y remarcó que «lo que está firmado es que la estación se situará junto al Museo del Ferrocarril, y yo trabajo en esa situación. No sé lo que dirá después el estudio, pero los puentes no hay que cruzarlos hasta que no se llega a ellos».

Informe de impacto

También se refirió a la situación de la depuradora del este, «que no podemos perpetuar» y se mostró «dispuesta a encontrar una solución definitiva». Confió en que el Ministerio para la Transición Ecológica presente pronto el informe de impacto en el que se corrijan las deficiencias a las que apuntaba la sentencia que paralizó la construcción de la planta. Pero insistió en que «si no logramos una solución judicial habrá que pensar en otras alternativas». Una de ellas, admitió, sería intentar negociar una compensación a los vecinos. «Pero no es la única».