El fiscal dice que a los precios de los áridos se le aplicaron suplementos

Camiones con áridos pasan por el control de pesaje de la obra de ampliación de El Musel. / CITOULA
Camiones con áridos pasan por el control de pesaje de la obra de ampliación de El Musel. / CITOULA

Acusa al Puerto de no controlar los camiones que transportaron el material ni su procedencia

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La modificación de los precios del material que se iba a utilizar en la ampliación de El Musel y que aparecían en los pliegos técnicos de la obra es uno de los asuntos en los que más abunda la Fiscalía Anticorrupción en el procedimiento que se sigue en la Audiencia Nacional por presuntas irregularidades en la ejecución de esta infraestructura. Según su escrito de acusación, fueron José Luis Díaz Rato, entonces director del puerto y de la obra, y Juan Miguel Pérez Rodríguez, en representación de la UTE Dique Torres, quienes el 20 de abril de 2006, «acordaron estas actas de precios nuevos, cuando se estaban incumpliendo los plazos parciales de ejecución» de los trabajos.

El fiscal remarca que se hizo «sin el correspondiente expediente previo y sin que conste la autorización del órgano de contratación, con anterioridad a la aprobación del proyecto modificado de ampliación del Puerto de Gijón».

El documento critica que los nuevos precios «se aplicaron retroactivamente para los materiales que desde mayo de 2005 el contratista había obtenido de canteras comerciales». Pero ese incremento de precios se hizo mediante un suplemento: «En el expediente de modificación del contrato no se modificaron los precios del proyecto original, sino que se modificó el modo de calcular el precio», relata el fiscal. Así, se aplicó un «suplemento por sobrecostes de transporte y explotación del que resultaban los nuevos precios, no solamente en atención a los costes del transporte, sino también en función de las condiciones de obtención del material».

Pero otro problema que apunta el fiscal es que «la Autoridad Portuaria de Gijón no realizó un control riguroso de los camiones que transportaban el material desde las canteras a la obra», cuestión esta que, en su opinión, «tiene especial relevancia debido a que los suplementos de los precios que se abonaron por unidad de metros cúbicos colocada en la obra estaban directamente relacionados con la procedencia de los materiales». Y es que se fijaron hasta 20 precios para pedraplenes y escolleras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos