La Fiscalía investigará los vertidos fecales en la playa de San Lorenzo

El Ayuntamiento hizó la bandera roja en la playa de San Lorenzo por la mala calidad del agua el pasado verano/JORGE PETEIRO
El Ayuntamiento hizó la bandera roja en la playa de San Lorenzo por la mala calidad del agua el pasado verano / JORGE PETEIRO

Declara la apertura de diligencias por lo sucedido en 2018 y controlará, junto con el Seprona, que no se produzcan nuevos episodios

PABLO SUÁREZGijón

La Fiscalía Superior del Principado investigará los vertidos de aguas fecales aparecidos en la playa de San Lorenzo durante el mes de mayo de 2018. A pesar del archivo de numerosas denuncias por parte de ciudadanos afectados, varios informes redactados por reconocidos expertos del ámbito marino han hecho al Ministerio Público considerar la apertura de diligencias sobre unos episodios que llegaron a teñir de color marrón toda la bahía de la ciudad.

En el escrito remitido a la Fiscalía, al cual ha tenido acceso EL COMERCIO, los denunciantes redactan detalladamente lo sucedido. «El último fin de semana de mayo se produjo un nuevo vertido de aguas fecales que causaron graves trastornos gastrointestinales e irritaciones cutáneas y en ojos a decenas de personas, las cuales precisaron de atención médica», se puede leer en el documento, donde también se hace referencia a los «picores y vómitos» sufridos por varios surfistas en la playa de Peñarrubia, «en la cual desemboca un emisario sin depurar».

El informe incluye también el resultado de las muestras tomadas en aquel momento y que reflejaban el alcance de la presunta irregularidad. «Tras el primer vertido fecal se duplicó el máximo permitido de concentración de la bacteria e-colipara considerar el agua apta para el baño», explican los denunciantes, quienes consideran los hechos constitutivos de un delito de medio ambiente, incluido en el artículo 325 y siguientes del Código Penal.

Debido a la complejidad que entraña investigar este episodio y clarificar las responsabilidades del mismo, puesto que el análisis de las muestras debería haberse realizado durante las primeras 24 o 48 horas tras lo sucedido, lo cual es ya imposible, las pesquisas no se centrarán únicamente en este capítulo concreto. De acuerdo con lo dictado por la Fiscalía, los denunciantes tendrán «línea directa» con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), de tal manera que en el momento en que se localice una nueva mancha, personal especializado se trasladará hasta la playa para tomar las muestras.

Unas muestras que serán analizadas en laboratorios judiciales independientes, de tal manera que los resultados no puedan ser manipulados, como acusan los denunciantes al Ayuntamiento de haber hecho en otras ocasiones.

«Se han reído de todos»

«Por fin vamos a jugar en igualdad de condiciones», celebraba ayer el investigador y biólogo marino, Mario Lebrato, uno de los denunciantes. «Desde el Ayuntamiento se han estado riendo de todos los ciudadanos con respecto a este tema. Ahora, con la Fiscalía investigando lo sucedido, le será más complicado librarse de responsabilidades», advertía. Pese a las críticas a la gestión realizada por Foro respecto a la situación de la playa, Lebrato asegura que lo único que pretenden con la denuncia es que no se vuelva a repetir un episodio similar. «Será el propio Ayuntamiento el que decida la trascendencia que cobre la investigación. De ellos depende que vuelvan a producirse o no los vertidos», explica el biólogo, quien solicita la participación ciudadana de cara a que, cuando se detecte algún tipo de vertido en la playa, se dé inmediatamente aviso a la Fiscalía para iniciar la toma de muestras.