Foro pide cobrar una tasa de diez euros al año por cada perro censado en Gijón

Foro pide cobrar una tasa de diez euros al año por cada perro censado en Gijón

Reclama la elaboración de una nueva ordenanza de animales de compañía que obligue a limpiar con agua los orines en la vía pública

IVÁN VILLARGijón

Foro propondrá en el próximo Pleno la creación de una tasa municipal de diez euros al año por cada perro censado en Gijón. Según explicó su portavoz, Jesús Martínez Salvador, la intención es que los dueños de mascotas contribuyan a través de ella a sufragar los costes de limpieza y mantenimiento a los que hace frente el Ayuntamiento y que están directamente ligados a los animales. También para acometer inversiones orientadas a ellos, como la creación de un nuevo parque canino en la explanada de Poniente, similar al que ya existe en Nuevo Roces.

Esta propuesta forma parte de una batería de medidas que Foro quiere poner sobre la mesa después de la puesta en marcha de una concejalía específica de Salud Animal «que va a tener que trabajar mucho y obtener resultados que justifiquen su creación y su coste para los gijoneses». Entre las tareas para su titular, la socialista Carmen Saras, Martínez Salvador añade la redacción de una nueva ordenanza de tenencia de animales de compañía que actualice la que existe desde 2010, para adaptarla a las nuevas realidades sociales y ahondar en las obligaciones de los dueños de perros para garantizar una adecuada convivencia entre vecinos y animales. Hizo referencia a asuntos como los excrementos, añadiendo a la ya obligatoria recogida de defecaciones la exigencia de que quienes paseen por la vía pública con su mascota «deban ir provistos de un líquido, sea agua u otro producto de limpieza, que permita limpiar aunque sea de forma superficial el orín, que puede dañar tanto paredes, como farolas, elementos del mobiliario urbano y hasta locales comerciales».

Foro también reclama una actualización del censo de perros, ya que en el existente constan 12.000 animales de más de quince años, muchos de los cuales previsiblemente no hayan sido dados de baja tras su muerte. Martínez Salvador consideró que ligar la tasa a la inscripción en el censo ayudaría también a que los dueños se preocupasen de actualizar los datos que constan en el mismo.

Temas

Gijón