La fuerza de las olas, contra El Muro de Gijón