La Fundación CTIC advierte de la escasez de profesionales para el sector tecnológico

La Fundación CTIC advierte de la escasez de profesionales para el sector tecnológico
Instalaciones de CTIC, durante el desarrollo de una de sus actividades. / JORGE PETEIRO

Plantea una estrategia que potencie el interés de los jóvenes en competencias ya muy demandadas y que serán clave en los trabajos del futuro

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Las competencias relacionadas con los métodos de análisis científico, la ingeniería, la tecnología, la creatividad y las matemáticas -denominadas 'competencias STEAM' en base a las siglas en inglés de cada una de estas áreas- «forman parte ya muy relevante de las necesidades de la industria del conocimiento y serán la base para el desempeño de multitud de empleos que ahora desconocemos y en los que trabajarán nuestros jóvenes en el futuro próximo», explica Pablo Priesca, director general de la Fundación CTIC. Sin embargo, cada vez cuesta más cubrir la creciente demanda de profesionales con formación especializada en estos ámbitos. «La falta de recursos humanos cualificados es un problema muy serio, que pone en peligro el sector tecnológico que se ha venido configurando en los últimos 15 años», advierte.

Priesca explica que Asturias «presenta una alta tasa de titulados bien formados, en cualificaciones no requeridas por el mercado y, contradictoriamente, una tasa baja en cualificaciones muy demandadas, especialmente en el ámbito tecnológico». El problema no es específico de la región. Y ni siquiera de España. Según la Fundación CTIC, en base a un reciente informe de la Comisión Europea en el que se analizan las vacantes en los mercados laborales de la UE, «la mayoría de los países europeos han experimentado en los últimos años dificultades para cubrir la demanda de profesionales relacionados con las competencias STEAM». El Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional añade que en el futuro próximo cuatro de cada cinco puestos vacantes corresponderán a estas profesiones «de altas competencias», para las que en España se generarán en cuatro años más de 400.000 puestos, según empresas especializadas en recursos humanos.

«La transformación digital de las empresas ya no es una oportunidad, sino una necesidad para el crecimiento y el desarrollo económico. Y eso se traduce en una demanda de profesionales con un conjunto de competencias vinculadas a las áreas STEAM. Y al igual que ocurre en Europa, en Asturias todas las empresas del sector tecnológico tienen dificultades para contratar a gente porque las competencias que se adquieren y las que está demandando el mercado laboral, no se juntan». La causa es doble. Por un lado, la oferta formativa, más en el ámbito de la Formación Profesional que en el de la Universidad, «no parece muy adaptada a las necesidades que se requieren ahora». Y por otro, «está descendiendo el interés de los jóvenes por las carreras técnicas y del ámbito tecnológico».

Pablo Priesca destaca que este problema se acentúa en el caso de las mujeres, que a pesar de representar en Asturias el 56,5% de los matriculados universitarios, en grados como el de Ingeniería Informática en Tecnologías de la Información tan solo suponen un 17% de los estudiantes, frente a áreas como la educación o las actividades sociosanitarias, con hasta un 75% de alumnado femenino.

Según la Fundación CTIC, algunas de las razones que explicarían este bajo índice de mujeres matriculadas en estas carreras pueden ser «la falta de referentes» o que las niñas «tienen un mayor sentido de la responsabilidad que les hace dudar de su propia capacidad para resolver problemas, mientras que los varones suelen tener más confianza». Entre los motivos por los que los estudios relacionados con competencias STEAM «parecen no estar siendo atractivos para los jóvenes», señala que en su entorno no hay personas que le puedan servir de referencia en estos ámbitos y que familiares, docentes y orientadores «tampoco tienen mucha información o al menos información actualizada sobre las necesidades y las tendencias del mercado de trabajo». Y apunta que «revertir esta situación requiere de visión y estrategia política, además de la colaboración de instituciones y agentes sociales para apoyar la evolución del sistema educativo».

Trabajar «desde atrás»

A raíz de este problema, y tomando como base sus casi 15 años de experiencia en el sector tecnológico, la fundación «ha desarrollado una estrategia innovadora para el impulso de las competencias STEAM» para su desarrollo en centros educativos, teniendo en cuenta la importancia de abordar este asunto «desde atrás», es decir, desde los primeros años de formación. No obstante, engloba también acciones que van más allá del sistema de enseñanza, por lo que busca para su desarrollo la implicación de las administraciones públicas.

La estrategia se estructura en tres ejes. El primero, 'Ecosistemas para la innovación y la educación abierta', plantea la puesta en marcha de espacios creativos «abiertos a la ciudadanía» para fomentar el aprendizaje científico, tecnológico y matemático, especialmente entre los más jóvenes. En ellos se facilitaría la experimentación y la participación y se favorecerían también «actitudes STEAM» en el entorno familiar.

El segundo eje, 'impulso STEAM', contempla acciones dirigidas al profesorado y otros profesionales que trabajen con niños y jóvenes, y a los propios alumnos con la intención de «acortar distancias entre innovación y juventud e influir en su capacidad de adaptarse a los cambios que conlleva la tecnología». Entre sus acciones concretas estaría el programa '100TICficas', que busca impulsar el interés de niñas y jóvenes por las vocaciones científicas y tecnológicas. Otra, 'Ciudad diversa', se centra en promover el interés por el aprendizaje de este tipo de competencias entre los jóvenes en situación de vulnerabilidad. Y 'Summa Ingenium' pretende atender las necesidades de los jóvenes con altas capacidades, «que también están expuestos a problemas de aprendizaje». La tercera línea, 'Talento 4.0', pone el foco en «la necesidad de adelantarse al futuro, creando un sistema sostenible de generación del talento. No se trata solo de cubrir brechas de talento crítico en los próximos años, sino de desplegar un enfoque de alerta constante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos