Germán Vizcaíno vuelve a competir por el contrato de la iluminación navideña

Germán Vizcaíno vuelve a competir por el contrato de la iluminación navideña

Tras renunciar el gobierno local a las prórrogas de la firma francesa Blachere, tres empresas han presentado sus ofertas al nuevo concurso municipal

A. PRESEDO GIJÓN.

La empresa asturiana Germán Vizcaíno volverá a optar este año a encargarse de la iluminación navideña de la ciudad, después de dos años de paréntesis en los que la compañía francesa Blachere fue la responsable de engalanar la ciudad durante esas fiestas. El resultado de esa experiencia fue decepcionante y el equipo de gobierno municipal optó por rescindir el contrato sin dar opción a los dos años de posible prórroga, según constaba en el contrato suscrito por ambas partes.

Germán Vizcaíno se encargó de la iluminación navideña en las calles y plazas gijonesas desde el año 2011, después de la llegada de Foro al gobierno municipal, y aportó una reconocida y festejada renovación, acabando con una serie de años en los que la polémica y el malestar habían sido los puntos más comunes, no solo en la ciudadanía, sino también en los pequeños comerciantes que, a la postre, son los que financian con sus aportaciones buena parte de los gastos.

Por ello, desde su legítimo derecho a demandar unas luces navideñas acordes con la importancia de la ciudad, no fueron pocas las polémicas que rodearon la coloración de los arcos. Ya en 2011, Germán Vizcaíno aportó otra visión a sus composiciones y logró un considerable grado de unanimidad sobre la calidad de las luces navideñas en toda la ciudad.

Sin embargo, en el año 2016 el Ayuntamiento sacó, de nuevo, a concurso la iluminación y se presentaron Germán Vizcaíno y la marca francesa Blachere. En la memoria técnica se impuso la empresa asturiana, pero la firma gala la superó en la oferta económica que, entonces, suponía un 55% de la valoración global. El resultado fue que Blachere se hizo con la concesión por dos años, con unos resultados que el propio Ayuntamiento de Gijón calificó a desastrosos y de impropios para una ciudad como Gijón.

Una vez que, como consecuencia de ello, se decidió no aplicar la posible prórroga, se convocó un nuevo concurso, el actual, en el que el precio solo representará el 5%, y el 95% restante será la valoración técnica del proyecto que presenten las diferentes empresas. De esta forma, el gerente de Divertia y los jefes de los servicios de Arquitectura y de Contratación, o personas en quien deleguen, deberán de valorar la calidad de cada proyecto y tomar la decisión sobre ese criterio, minorando la importancia de la oferta económica.

Plazo cerrado

El plazo de presentación de ofertas se cerró el pasado jueves y tres han sido las empresas presentadas, aunque, por el momento, solo ha trascendido el nombre de Germán Vizcaíno.

La próxima semana serán abiertos los sobres y se iniciará el proceso para cerrar un nuevo contrato. Los plazos son ajustados ya que en setiembre se comienza la campaña de adhesiones en el pequeño comercio local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos