Gijón brilla por la Constitución

El Parchís fue uno de los puntos calientes de la Navidad. Casi no se podía andar por la tarde. / PALOMA UCHA
El Parchís fue uno de los puntos calientes de la Navidad. Casi no se podía andar por la tarde. / PALOMA UCHA

El puente arranca con un llenazo en torno a los grandes atractivos navideños

ÁNGELA RODIL GIJÓN.

A media tarde, apenas se podía caminar en el Parchís. Gijón vivió ayer un intenso arranque del puente de la Constitución con las calles especialmente animadas desde la hora bruja en la que, tras la puesta de sol, la ciudad queda iluminada por tres millones de puntos led. Entre los dos grandes atractivos de la plaza del Instituto, el cono gigante y la casa iluminada, apenas se podía dar un paso. Las aglomeraciones se dieron también en la Plazuela, con su exitoso globo; en la plaza del Seis de Agosto, ante el gran árbol cargado de regalos; en el Náutico, con su cono gigante con animación musical incluida; en Begoña, con su atractivo mercado y su tiovivo; y, cómo no, en el 'solarón', donde se han concentrado un año más los grandes atractivos para los niños. Padres e hijos se agolpaban en la pista de hielo esperando que llegase su turno para patinar. «No cabe ni un alma más, pero la espera merece la pena», comentaban algunos en la cola con ganas de ponerse los patines. El descenso en trineo neumático y el novedoso 'Snow City', un poblado donde los más pequeños conducen personajes eléctricos, algunos con tropezones al coger las curvas con poca pericia, estuvieron de bote en bote toda la tarde.

El nacimiento instalado en el Antiguo Instituto por la Asociación Belenista fue otra de las estrellas de la jornada matinal, con la espectacular recreación de un lienzo regalado a Jovellanos. El puente arrancó fuerte en las calles de Gijón. Pero aún quedan tres días festivos para disfrutar de este aperitivo navideño.

Temas

Gijón
 

Fotos

Vídeos