El equipo de gobierno buscará «un consenso mayoritario» para la ordenanza de residuos

El equipo de gobierno buscará «un consenso mayoritario» para la ordenanza de residuos
Una mujer levanta la tapa de un contenedor para la recogida de restos orgánicos. / Damián Arienza

«En este tipo de textos, lo que hoy planteas de una manera a la siguiente reunión lo cambias», dice Moriyón de la norma que obligará a reciclar

I. VILLAR GIJÓN.

Carmen Moriyón aseguró ayer que su equipo de gobierno aspira a que la futura ordenanza municipal de gestión de residuos e higiene urbana «lleve un consenso mayoritario de los grupos y de las personas responsables en la materia, porque es el único camino». Sin entrar a valorar el contenido del borrador presentado el lunes en el consejo de administración de Emulsa, que contempla entre otras cuestiones sanciones de hasta 900 euros a los ciudadanos que no separen adecuadamente las diferentes fracciones de residuos (papel, vidrio, envases, orgánico...), la alcaldesa recordó la compleja tramitación que tienen este tipo de textos, poniendo como ejemplo los encuentros que ella misma mantuvo con diferentes agentes para la elaboración de la ordenanza de medio ambiente. «Es complicado, porque tienes que ir viéndote con los colectivos, con los vecinos, y ahí vas avanzando. Y lo que hoy planteas de una manera, a la siguiente reunión lo cambias. Es como pretendemos trabajar también con esta ordenanza», añadió.

Una resolución de Alcaldía del 21 de septiembre fue el punto de partida a una «consulta pública previa» para elaborar una ordenanza que debía constituir «un instrumento necesario para mejorar la gestión de residuos e incorporar el principio de jerarquía en su gestión, la obligatoriedad de la recogida selectiva y medidas para dar cumplimiento a los objetivos de prevención y reciclado establecidos por la legislación europea y estatal». El 4 de octubre se publicaron varias preguntas genéricas sobre residuos en el portal de participación ciudadana, que no recibieron ni una respuesta durante el mes que estuvieron abiertas a los gijoneses. Emulsa asegura que está previsto someter a consulta también el texto presentado el lunes al consejo de administración, y que prácticamente es una traslación a Gijón del articulado recogido en un modelo de ordenanza marco sobre recogida de residuos publicado por la Federación Española de Municipios y Provincias y que también han tomado como base otros ayuntamientos, como el de Palma de Mallorca.

El concejal David Alonso, de Xixón Sí Puede, se mostró ayer contrario a «una política de sanciones que más que incentivar el reciclaje puede hacer que la gente huya de él y se muestre reacia a separar las basuras, sabiendo que pueden multarles si lo hacen mal». Recordó que su grupo aboga por un método basado en las tasas por generación, «de modo que quien más recicle, menos tasas de basura pague».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos