La competencia de los pisos turísticos en Gijón aboca al sector hotelero a una reconversión

Turistas examinan un plano de Gijón en el Campo Valdés, junto a la balaustrada de San Lorenzo. / DANIEL MORA
Turistas examinan un plano de Gijón en el Campo Valdés, junto a la balaustrada de San Lorenzo. / DANIEL MORA

Vaticina que la falta de regulación estatal le llevará a apostar también por los apartamentos y Gijón, calcula, perdería unos 2.000 empleos

CHELO TUYA GIJÓN.

«Al final, nos abocarán a que los hoteles vendamos nuestras habitaciones como pisos turísticos». Fernando Corral, vicepresidente de Otea, la patronal que aglutina al sector turístico asturiano, pone altavoz al sentir de la hotelería regional ante la competencia de los domicilios privados comercializados como alojamientos turísticos.

Corral advierte de que «veremos esas conversiones porque, al final, es mucho más barata la gestión de los apartamentos y es evidente que el turista sigue viniendo».

Tal y como adelantó EL COMERCIO, en Gijón hay ya casi tantas plazas de las denominadas viviendas de uso turístico (VUT), 2.285, como plazas hoteleras de la máxima categoría, las 2.360 de cuatro estrellas. Comercializan los domicilios privados más oferta que los apartamentos turísticos oficiales. Dos mil plazas más, concretamente, ya que en la ciudad solo hay ocho establecimientos de esa modalidad. En total, 286 plazas.

«No es una guerra contra las VUT, pero no compiten en igualdad de condiciones»

Una situación que destaca en Gijón, al ser la ciudad en la que están abiertas el 40% de las VUT que constan en el registro oficial puesto en marcha por el Principado, pero que va al alza en toda la región. Ahora mismo son 1.001 los propietarios de pisos en el Principado que alquilan su vivienda a turistas. En total, ofrecen 5.505 plazas.

Un número que supone el 20% del total de las hoteleras de la región. Tienen los hoteles asturianos capacidad para 28.968 personas, según el último cálculo del Sistema de Información Turística de Asturias (SITA), una radiografía que revela que hay cinco veces más plazas de VUT que de cinco estrellas en Asturias: 5.505 frente a 1.010.

Ante esta avalancha, Corral advierte de que «hay muchas más». «Lo que logramos el sector turístico obligando a que se pusiera en marcha el registro, en 2016, fue a que muchas de las que ya se estaban alquilando se dieran de alta, pero aún hay muchas más que no se registran». Incluso con las legales, la patronal hotelera habla de «competencia alegal».

Normativa dispar

Pese a los intentos del sector en todo el país, reconoce que «la normativa es mucho más exigente para los hoteles que para estas viviendas». Insiste Corral en que «no se trata de una guerra de los hoteles contra las viviendas de uso turístico, nosotros fuimos los que peleamos para legalizarlas. Lo que decimos es que no compiten en igualdad de condiciones».

Así, recuerda que mientras para convertir una vivienda privada en VUT solo hay que registrarse en el Principado, tener un seguro de responsabilidad civil de 150.000 euros y cumplir unas normas mínimas, además de dar cuenta a Hacienda. «Nada que ver con lo que supone un hotel en costes de personal, mantenimiento, cumplimiento de normativa y fiscalidad». Por ello, reitera: «Nos tendremos que reconvertir, con lo que eso supondrá para el empleo».

12.000 empleos en Asturias

De acuerdo a los cálculos que maneja la patronal hotelera, se perderían 2.000 empleos en Gijón. Y más de 12.000 en Asturias. Porque «los estudios dicen que se generan 53 puestos de empleo por cada cien plazas hoteleras. Sin embargo, cada cien de viviendas de uso turístico solo suponen nueve empleos». Si los hoteles comienzan el proceso de reconversión a apartamentos, en Gijón estarían en peligro 627 empleos directos y hasta más de 2.300 dentro del sector turístico. En Asturias, el INE dice que la plantilla hotelera fija hoy las 4.000 personas. La que gira a su alrededor, supera las 15.000.

«Todas esas cifras cambiarían si el modelo hotelero se reconvierte en apartamentos turísticos. Eso deben tenerlo en cuenta las administraciones», advierte Corral. Como él opina la hotelera Beatriz Cimadevilla, quien apunta que «el aumento en la tasa del paro si los hoteles nos reconvertimos en apartamentos».

Una decisión que los empresarios, asegura Corral, «no queremos tomar». El sector turístico necesita «un compromiso real de todas las administraciones y la clase política». Y, añade, «inversión, necesitamos que se incremente la inversión» en una industria que ha sido la única que ha mantenido empleo durante la crisis. Que continúe en esa línea está en el aire.

Más