Gijón sufrió la mayoría de los daños por inundaciones en Asturias desde 2005

Avenida Castilla. El 13 de junio de 2015 una tromba descargó 26 litros por metro cuadrado en apenas quince minutos, provocando daños en garajes, comercios y viviendas de la ciudad. / E. C.
Avenida Castilla. El 13 de junio de 2015 una tromba descargó 26 litros por metro cuadrado en apenas quince minutos, provocando daños en garajes, comercios y viviendas de la ciudad. / E. C.

El Consorcio de Compensación de Seguros recibió 864 partes en doce años, el 32% de ellos en la zona este

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Una manera de conocer los destrozos de las inundaciones es bucear en las estadísticas del Consorcio de Compensación de Seguros, entidad que centraliza las indemnizaciones. Es la investigación que acaba de realizar la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), descubriendo que en los últimos seis años el fondo aflojó 21,5 millones en Asturias y Cantabria solo para responder de partes que pasaban de los 50.000 euros.

El organismo ha querido afinar más, clasificando los expedientes en función del código postal. Si el cálculo se hace desde 2005, resulta que Gijón concentra en las dos provincias la mayoría de los perjuicios, con 864 siniestros declarados. De ellos el 32% fueron comunicados por empresas o vecinos de la zona este. En Asturias el segundo distrito postal en compensaciones sería Parres, con 457 casos, seguido de Villaviciosa, con 270.

Los datos figuran en la revisión que la CHC está haciendo de los mapas sobre el riesgo de inundación, herramienta que formalizó en 2011 y determinaba las zonas con más probabilidades de sufrir la próxima avenida. Ahora, por mandato europeo, los técnicos del organismo de cuenca han tenido que verificar si los cálculos que hicieron entonces concuerdan con lo sucedido en los últimos siete años.

Más información

Mandato comunitario

Bruselas además requirió que en esta ocasión se pusiera la lupa en los efectos que puede tener el calentamiento global. Ahí los técnicos señalan que en la última década el nivel del mar viene ascendiendo a un ritmo de dos milímetros al año. También hicieron simulaciones según las cuales en la zona de Gijón lo más probable es que los récords de lluvia caída en un solo día puedan elevarse entre un 10 y un 15% en el próximo siglo. Son magnitudes que, sin embargo, la CHC no da por seguro y que resultan insuficientes para declarar nuevas zonas con riesgo de inundación.

El informe que han sometido a información pública da por hecho que la subida de temperaturas provocará más lluvias torrenciales, pero no encuentra base científica para precisar su magnitud en los próximos años.

El trabajo al que ahora pueden alegar los ciudadanos es solo el último paso de un giro en las políticas públicas sobre la cuestión. Durante décadas las administraciones permitieron construir en zonas próximas a ríos, sin calibrar el riesgo futuro de ello. La Unión Europea tomó cartas en el asunto ordenando a los Gobiernos nacionales que pusieran coto a ello.

Los trabajos de la CHC llegaron a identificar unas 4.000 construcciones levantadas en Asturias en puntos con posibilidades de sufrir avenidas, un trabajo que se ha ido completando con mapas a disposición de la ciudadanía para que conozcan los riesgos a los que están expuestos. El organismo también aconseja suscribir seguros contra estos incidentes y tomar medidas de autoprotección. En donde permanece el conflicto es en la limpieza de los ríos, dado que hay tramos cuya situación compete a la CHC y otros donde esgrime sentencias judiciales para recordar que son los ayuntamientos los que deben garantizar su estado.

 

Fotos

Vídeos