Detenidas en Gijón tres mujeres de un grupo itinerante de robo en pisos

Un coche de la Policía Nacional, ante el Palacio de Justicia./paloma ucha
Un coche de la Policía Nacional, ante el Palacio de Justicia. / paloma ucha

Los agentes las sorprendieron in fraganti cuando estaban intentando abrir la puerta de una de las viviendas con unas tarjetas plásticas

EFEGijón

La Policía Nacional ha detenido en Gijón a tres mujeres de 31, 27 y 21 años que formaban parte de un grupo criminal itinerante especializado en el robo de pisos. La Policía considera que las acusadas, de nacionalidad croata, son autoras de cuatro robos en pisos y tres tentativas en Gijón y de dos robos más perpetrados en Pontevedra, donde habían estado antes de llegar a Asturias, ha informado la Jefatura Superior de Policía.

Tras la denuncia de varios robos en viviendas de Oviedo y Gijón los diez primeros días de junio, el día 12 la policía detectó que tres mujeres viajaban en un coche por el centro de Gijón fijándose en las puertas y los accesos a los edificios y tras dejar el coche en un aparcamiento del centro entraron en un bloque de pisos de la avenida Constitución que tenía el portal abierto.

Los agentes las sorprendieron in fraganti cuando estaban intentando abrir la puerta de una de las viviendas con unas tarjetas plásticas utilizando el denominado método del resbalón.

En el momento de la detención las mujeres, que tenían más herramientas en el coche, llevaban puestos guantes y portaban grandes bolsos de mano con herramientas, joyas, 350 euros cada una y otro par de guantes y calcetines que usaban en los robos para no dejar huellas.

Las tres arrestadas pasaron a disposición judicial el pasado sábado y el titular del Juzgado de Instrucción de Guardia en Gijón determinó el ingreso en prisión de una de ellas, que se encuentra en el Centro Penitenciario de Asturias.

La investigación sigue abierta para identificar a más integrantes del grupo criminal que podrían haberse desplazado a otras zonas del norte para actuar en distintas localidades y después regresar con el botín al centro del país, base de operaciones donde dispondrían de los canales adecuados para la distribución de la mercancía robada.