Gijón encandila al 'Seadream I'

Uno de los cruceristas observa la playa de San Lorenzo con admiración. / CARLOS MANSO
Uno de los cruceristas observa la playa de San Lorenzo con admiración. / CARLOS MANSO

«Pensábamos que sería un pueblo, pero es una ciudad grande», dicen los cruceristas | 112 turistas de países como EEUU, México y Canadá se deleitaron con las vistas de la costa y degustaron la gastronomía gijonesa

A. ARBOLEYAGIJÓN.

La arquitectura, la playa y la gastronomía fueron los principales atractivos de los que disfrutaron los cruceristas que durante la jornada de ayer visitaron Gijón. Christine y David son un matrimonio de California que visitaron por primera vez la ciudad. Desde un primer momento, se quedaron fascinados por la magnitud de Gijón. «Pensábamos que sería un pueblo, pero es una ciudad grande, sorprendente y con edificios bonitos», confesaron. Si tuvieran que quedarse con una alguna de las cosas vistas ayer sería «su arquitectura y sus playas».

Los también norteamericanos Sam y su pareja, Anna, valoraron su paso por Gijón como «una gran forma de darse una vuelta y conocer este tipo de ciudades tan bonitas». A Anna le cautivó la playa de San Lorenzo y dice que no tiene nada que envidiarle a los arenales de Carolina del Norte. Tras esta primera toma de contacto, Sam y Anna aprovecharon sus últimas horas en tierra para «buscar un sitio en el que comer y , después, probablemente iremos de tiendas».

En busca de las raíces

Además de norteamericanos, en el 'Seadream I' también viajan cruceristas de otros países. Es el caso de Mario, Paulina y su hija, una familia procedente de Ciudad de México. A pesar de no conocer muchos detalles de Gijón, eran conscientes de que «es una ciudad muy bonita en la que se come muy bien». Anteriormente, habían visitado otras ciudades españolas como Barcelona, Madrid y Santander. Este último fue uno de los lugares más especiales que visitaron porque el abuelo de Paulina era natural de Santander. «Me apetecía mucho volver a mis raíces. Hacía mucho que no visitaba Cantabria, pero gracias a este crucero pude volver».

No es la primera vez que el 'Seadream I' recala en Gijón. El crucero ya visitó la ciudad el pasado 1 de julio. Ayer lo hizo con 112 turistas. Este crucero de lujo de 108 metros de eslora atracó en la octava alineación de los Muelles de la Osa en torno a las ocho de la mañana. En el puerto, los pasajeros fueron recibidos, como viene siendo habitual, por un grupo folclórico que amenizó su llegada. A continuación, accedieron al centro de la ciudad gracias a la lanzadera de autobuses facilitada por Divertia, empresa municipal de turismo y festejos.

Su estancia en Gijón finalizó con la visita, ya entrada la tarde, al Árbol de la sidra. Acto seguido, una lanzadera les llevó de vuelta al puerto para, a las seis de la tarde, poner rumbo a su siguiente parada: La Coruña.

Temas

Gijón