«En Gijón es más necesaria la residencia que el título de Deportes», afirma el rector

Santiago García Granda, durante su visita a la Feria Internacional de Muestras. / DAMIÁN ARIENZA

«No sé en ese campus dónde hay polideportivo. En Mieres tenemos recursos y aulas que no habría que remodelar»

J. L. GONZÁLEZ / I. VILLARGIJÓN.

«Me parece desafortunado reavivar la polémica». El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, se mostró ayer muy crítico con el debate que tuvo lugar la semana pasada en el Pleno del Ayuntamiento de Gijón en torno a sus recientes declaraciones sobre el diferente coste que tendría implantar el grado de deportes en los distintos campus y en el que los grupos municipales le acusaron de «extralimitarse» y hablar con «ligereza» e incluso le pidieron «que no líe». Durante una visita a la Fidma para presentar el nuevo curso del Programa Universitario para Mayores (Pumuo), el rector consideró «totalmente lícito que los ayuntamientos luchen por el desarrollo de sus campus» aunque añadió que «lo que no me gusta es cuando pasamos a términos de exigencia o de mofa de la Universidad». Y aseguró que ninguna presión en ese sentido «nos va a hacer cambiar la hoja de ruta».

García Granda admitió que el proceso para decidir dónde se ofertarán estos estudios «va muy lento» y pidió disculpas «porque pensé que los trabajos de la comisión iban a finalizar en la primavera de 2019 y no ha sido así». «Esto es más complejo de lo que pensamos». Eludió por eso dar una nueva fecha sobre cuándo podría tomarse la decisión. «La comisión, en la que hay expertos de la Universidad, pero también otros externos que vienen del colegio de Educadores Físicos, del Consejo Superior de Deportes y del ámbito privado, está trabajando bien. Estamos orientándonos hacia una titulación que sea atractiva en deporte y salud. Y el siguiente paso es ver qué instalaciones tenemos. Hay que pensar a qué centro vamos a asignar el grado, pero lo que está claro es que no lo vamos a asignar nunca a un municipio».

Más información

Un informe sobre Oviedo

García Granda aseguró no tener «ningún inconveniente» en facilitar al Ayuntamiento el informe sobre costes al que hizo referencia hace unos días. Y si bien matizó que la cifra de diez millones de euros que mencionó en sus declaraciones corresponde «al cálculo que hicimos para remodelar un edificio existente en Oviedo», defendió que esa cifra sería extrapolable a Gijón «si para impartir el grado de Deportes necesitamos adaptar unas instalaciones que no tenemos».

El rector dijo desconocer «en qué están pensando exactamente las personas que proponen llevar estos estudios a la ciudad, si en remodelar alguna instalación en la Universidad Laboral o en otra cosa». Y apuntó que si bien el anterior equipo de gobierno municipal le trasladó en su momento a la institución académica un proyecto de Gijón Ciudad del Deporte «que incluía muchas cosas», en el mismo no aparecían «instalaciones» para la Universidad. «No sé en Gijón dónde está el polideportivo ni dónde está la residencia universitaria, que por cierto es algo en lo que todos deberíamos empujar un poco, porque para este campus es más necesaria que el grado de Deportes». Y sobre la posibilidad de que los estudiantes del grado utilicen las instalaciones deportivas que el Ayuntamiento está reformando en el entorno de la Laboral señaló que «hasta este momento no nos han cedido nada».

Añadió que en el campus de Mieres «hay polideportivo, una residencia e instalaciones que podemos utilizar: aularios, laboratorios, etcétera. Ahí es donde tenemos recursos, y por eso decimos que es una posibilidad. Estamos trayendo una titulación para Asturias, no para Gijón ni para Mieres. Además eso entra en la dinámica que tenemos actualmente de tener una zona central. Tenemos que desarrollar instrumentos comunes y la Universidad es un instrumento de Asturias, no de un municipio».

La alcaldesa, Ana González, dijo estar de acuerdo con el rector «en que no tiene que atender a presiones, pero no en el tiempo que están tardando en decidir».