Todo listo para la gran Noche de los Fuegos de Gijón

Preparativos para el disparo de los fuegos en el cerro de Santa Catalina. / J. Peteiro / Canal 10

Los Fuegos llegan este año en 4.704 carcasas pirotécnicas de las que 1.500 se dispararán en 11 segundos de traca final

ANA RANERA

Gijón se prepara para vivir este miércoles la gran noche de los Fuegos de Begoña, el día más especial de la Semana Grande que culminará mañana con El Restallón. Todos los ojos estarán pendientes del cielo para ver, a partir de la medianoche y durante casi media hora, convertirse en protagonistas de la ciudad el color y los estallidos. El espectáculo se completará con una traca final que emociona cada año a gijoneses y visitantes. Volverán las habituales palmeras, los corazones, las estrellas y los emoticonos a impresionar a las miles de personas que ocuparán cada rincón de la ciudad para no perderse esta emblemática cita de los veranos asturianos.

Ricardo Caballer S.A. (Ricasa) repite como encargado de la pirotecnia y, tras la buena acogida de la pasada edición, espera no defraudar. Este año llegan cargados de novedades que no se podrán descubrir hasta que empiece el espectáculo, aunque prometen no dejar a nadie indiferente. «Será un espectáculo sorprendente, dinámico y con mucho ritmo. Esperamos conseguir un éxito rotundo para que el público quede encantado», apuntó Juan Manuel Humanes, pirotécnico. Ricasa espera hacer las delicias de los miles de asistentes que estarán pendientes de lo que ocurra en el cielo. «Sabemos que Gijón es una ciudad exigente, este espectáculo pirotécnico es uno de los más grandes que hacemos en España, por eso, tenemos que estar a la altura». A lo que añadió, «hemos implantado un nuevo sistema de disparo el cual nos permitirá hacer nuevas composiciones en color dorado y simular una lluvia de estrellas».

Para conseguir que el resultado sea perfecto, hay ya dispuestas en el cerro de Santa Catalina 4.704 carcasas pirotécnicas, de las que 1.500 formarán parte de la traca final que se disparará en apenas 11 segundos. «Damos mucha importancia a esta traca final porque el año pasado fue una de las principales claves para el éxito. Intentaremos repetirla, pero esta vez la hemos renovado. El sistema de disparo será más potente, intenso y más lumínico», apuntó Humanes.

Los preparativos para esta noche comenzaron ya hace tiempo con un exhaustivo estudio de la zona. «Hay un gran trabajo previo detrás, tenemos que conocer el lugar para garantizar que el espectáculo se vea», explicó el responsable de la pirotecnia. Este martes, a las 8 de la mañana, se inició el montaje en el cerro de Santa Catalina de las carcasas y continuarán hasta la tarde de hoy con la instalación. Durante la jornada, llevarán a cabo también un simulacro, aunque no se disparen los fuegos, podrán recrear el espectáculo solo con el ruido.

Disparar la pirotecnia es una ardua tarea que se lleva a cabo desde el centro de control ubicado a varios metros de las carcasas que albergan los fuegos artificiales. «Hoy en día está todo informatizado, cada carcasa pirotécnica tiene programado el momento de lanzamiento, la altura y su color. Se lanzan desde el centro de control en el que están también la Policía y los Bomberos. No se van lanzando por orden de colocación, sino que se van disparando carcasas separadas para que el humo que genera un lanzamiento no tape el siguiente», contó Humanes.

El cerro de Santa Catalina,lugar desde donde se lanzan los fuegos, es una zona perfecta para dispararlos por su altura sobre la ciudad y su gran extensión, además de que las viviendas más próximas están a una distancia considerable. «Este cerro es una zona privilegiada en cuanto a seguridad para llevar a cabo el espectáculo, además de que tiene una perfecta ubicación para que los fuegos artificiales se vean desde casi todos los puntos de la ciudad», apuntó Humanes.

La climatología es ahora fundamental para conseguir disfrutar de esta noche y que los fuegos sean visibles. «El problema no es la lluvia, eso no impediría verlos. Lo peligroso es que haga viento, pues es ahí cuando el humo se acumula e impide que se vean», aclaró el pirotécnico. De momento se espera que sea una tarde nubosa con lluvias ocasionales que esperan que vayan desapareciendo durante la noche.

En cuanto al tráfico, sufrirá restricciones en varias zonas de la ciudad durante la noche de los Fuegos y al día siguiente. La Policía recomienda el uso del transporte público. A partir de las 23 horas, si fuera necesario, se prohibirá la circulación de vehículos en el Muro y se cerrarán todos los accesos a dicho paseo. Cabe la posibilidad de cortar también la calle José García Bernardo. El acceso a Cimadevilla estará permitido por la plaza del Marqués y por la calle Óscar Olavarría. Todas estas restricciones finalizarán en el momento que la seguridad lo permita. El estacionamiento de vehículos quedará prohibido en Campo Valdés, plaza del Arcipreste Ramón Piquero y avenida de La Salle. Una restricción que se mantendrá durante el jueves 15 con motivo de El Restallón de la Semana Grande, que tendrá lugar a las 14.10 horas. El tráfico rodado que circule por la calle Ventura Álvarez Sala en dirección a la playa de San Lorenzo será desviado hacia los Jardines del Náutico.

Más información