Dos detenidos en Gijón por colaborar con un grupo criminal en el asalto a viviendas

Momento de una de las detenciones efectuadas por la Policía. / Policía Nacional

La operación 'Sofía', que se ha saldado con siete arrestados en varios puntos del país, ha permitido esclarecer trece robos en Asturias, Alicante, Madrid, y Barcelona

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo criminal dedicado al robo de viviendas en toda España. La operación, denominada 'Sofía', se ha saldado con siete detenidos, dos de ellos en Gijón, donde se inició la investigación el pasado mes de agosto, tras el asalto a un piso del centro de la ciudad. Según la información difundida por la Policía, los dos detenidos en la ciudad asturiana, un hombre y una mujer de 37 años y nacionalidad española, daban alojamiento en los barrios de El Natahoyo y El Llano al resto de integrantes del grupo criminal, cuya base de operaciones estaba en Getafe (Madrid). Además, «colaboraron con los autores en la búsqueda de objetivos para los asaltos y en la ocultación del botín a cambio de compensación económica», ha señalado el Cuerpo. El resto de las detenciones se han llevado a cabo en Alicante, Madrid, y Barcelona. La mayoría de los arrestados son de origen búlgaro y tienen entre 30 y 40 años.

La Policía ha señalado que este grupo criminal, al que por el momento se atribuye el asalto a trece viviendas, se movía por toda España y estaba «perfectamente estructurado». De hecho, su «alta profesionalidad» y «sus continua movilidad por la geografía española» ha complicado la investigación.

Por ejemplo, utilizaban varios métodos para abrir las puertas de las casas, «adaptándose a las peculiaridades de las cerraduras instaladas», por lo que portaban «desde tarjetas plásticas para la técnica del resbalón, saca-cilindros para la extracción de los bombines, herramientas empleadas en la fractura de las cerraduras y llaves especiales en el uso método bumping». Este fue el método utilizado en Gijón, donde accedieron a una vivienda de la que «sustrajeron todas las joyas familiares, aparatos electrónicos de pequeño tamaño, terminales móviles y dinero, todo ello valorado en más de 8.000 euros».

Material incautado en los registros domiciliarios. / Policía Nacional

Desplazamientos rápidos

La base de operaciones de este grupo criminal estaba en Madrid, pero «contaban con infraestructura en otras ciudades de la geografía española en las que residían otros miembros de este entramado que eran los encargados de recabar información de las zonas de actuación y les ofrecían cobertura y alojamiento en sus desplazamientos», ha explicado la Policía. A esas otras localidades viajaban periódicamente y «actuaban un máximo de tres días para evitar llamar la atención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».

En el registro de sus viviendas se han localidado efectos sustraídos en sus robos (aparatos electrónicos, móviles, joyas y dinero), así como herramientas y útiles para la comisión de los robos. En total se han esclarecido 13 hechos delictivos, pero la operación sigue abierta para determinar si algunos de los efectos incautados procedieran de la comisión de otros robos denunciados en otros puntos del territorio nacional. Todos los detenidos han pasado ya a disposición judicial.

La investigación, que se siguió bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción 1 de Gijón, fue iniciada por la UDEV de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Gijón y coordinada por el Grupo de Robos de la Brigada Central de Policía Judicial. En su ejecución participaron el Grupo de Atracos 3 de la Unidad Central de Policía Judicial, el Grupo de Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Alicante, el Grupo de Robos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia y el Grupo UDYCO 1 de Crimen Organizado de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona .