PSOE e IU negociarán tras la investidura un programa conjunto y un posible gobierno de coalición

Representantes de ambos partidos, en la reunión de esta tarde./ARNALDO GARCÍA
Representantes de ambos partidos, en la reunión de esta tarde. / ARNALDO GARCÍA

El encuentro de esta tarde se cerró con la firma de un documento político que ambas fuerzas sitúan como base esencial para el acuerdo

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

El segundo encuentro tras las elecciones municipales entre los representantes del PSOE e IU se cerró esta tarde con la firma de un documento político que ambas fuerzas sitúan como base para la negociación de un programa conjunto para aplicar en el Ayuntamiento de Gijón a lo largo del nuevo mandato sin descartar la posibilidad de un gobierno de coalición.

El sábado, el concejal de IU Aurelio Martín votará a favor de la investidura de Ana González como alcaldesa de la ciudad y a partir de la próxima semana se retomarán unas negociaciones que pueden durar «semanas» para concretar todos los detalles e intentar pulir las diferencias que queden entre sus respectivos programas.

Este es el documento político íntegro:

«POR UN FUTURO COMPARTIDO

El PSOE e IU de Gijón han sabido históricamente, y desde planteamientos políticos propios y diferenciados, compartir una visión de ciudad. Su colaboración sirvió para construir un Gijón progresista, abierto y solidario, que supo transformar la ciudad y hacer que todas las personas, y todos los barrios, se sintieran partícipes de ese cambio.

Durante estos años, además, Gijón desarrolló un modelo propio de prestación de servicios públicos en el que, al contrario que en la mayor parte de los ayuntamientos de España, los servicios fundamentales permanecieron íntegramente bajo gestión pública. Así se consiguió demostrar no solo que este era una modelo viable, sino que resultaba incluso más económico y eficaz que las concesiones privadas, a la vez que garantizaba una mayor calidad. La prueba de su superioridad fue que, en ocho años de gobierno de derechas, el modelo resistió cualquier intento de privatización gracias a sus incuestionables ventajas.

Tras las últimas elecciones, y después de ocho años perdidos, ambas formaciones políticas coinciden en la necesidad de aunar esfuerzos para recuperar los valores del pasado y de siempre y, desde ellos, afrontar los nuevos retos del presente y del futuro, que inevitablemente han ido evolucionando con los tiempos. Y coinciden también en la necesidad de hacer extensiva esta voluntad de colaboración a otras fuerzas políticas de la izquierda, y a todos aquellos partidos, instituciones, ciudadanos y ciudadanas que, con independencia de sus planteamientos políticos, estén dispuestas a participar en un diálogo constructivo en beneficio de su comunidad.

Juntos, aspiramos a encontrar soluciones para completar las infraestructuras que precisa la ciudad, haciendo posible definitivamente la integración del ferrocarril y la eliminación de la barrera ferroviaria, o la recuperación de nuestra fachada marítima; a afrontar los problemas medioambientales de calidad del aire y depuración de las aguas residuales ; a diversificar y especializar nuestro tejido productivo, preservando y modernizando la industria tradicional; a favorecer el emprendimiento, la innovación y la empleabilidad, para evitar que los colectivos más vulnerables queden descolgados de la recuperación del mercado laboral; a conseguir una movilidad más sostenible, trasladando al precio del billete de autobús los beneficios sociales y medioambientales que el transporte público genera, aumentando las zonas peatonales y favoreciendo el uso de la bicicleta.

Aspiramos a construir una ciudad inclusiva socialmente y equilibrada territorialmente, que facilite el acceso a la vivienda,que cuide de quienes más lo necesiten y de la que todas las personas se sientan parte, que cuide también de sus barrios y de la zona rural; y a recuperar una administración transparente y eficaz, que saque partido de las nuevas tecnologías y fomente la participación social. Una ciudad de la educación y la cultura, con equipamientos de referencia que trabajen en red, pongan en valor el patrimonio artístico, histórico, industrial y lingüístico del concejo, y promuevan la creación artística y cultural. Una ciudad solidaria y cooperante, que recuerde a quienes lucharon por la libertad y recupere su memoria. Una ciudad que genere oportunidades para que las personas jóvenes puedan desarrollar en ella su proyecto de vida. Y una ciudad feminista que se construya con el protagonismo de sus mujeres.

Este es el Gijón que queremos pensar y conquistar los próximos cuatro años. Y tenemos el pleno convencimiento de que solo puede hacerse con objetivos y proyectos compartidos fuera y dentro del Ayuntamiento. Ese es nuestro compromiso: el de la colaboración desde un modelo compartido de ciudad y desde el acuerdo en torno a propuestas programáticas que concreten los objetivos consensuados. No se trata de repetir experiencias, ni tampoco de seguir dejando pasar oportunidades. Queremos que los próximos cuatro años se convierten en los de un mandato para reconectar Gijón con su identidad y su conciencia colectivas, y con el futuro.