«Gijón fue, es y será puro ciclismo»

Ángel Mato, Pedro Bruña, Ángel Rubiera, Juan Manuel Cubino, Faustino Antuña y Carlos Rodríguez, en el Antiguo Instituto. /  PETEIRO
Ángel Mato, Pedro Bruña, Ángel Rubiera, Juan Manuel Cubino, Faustino Antuña y Carlos Rodríguez, en el Antiguo Instituto. / PETEIRO

El historiador Ángel Mato, Tino Antuña y Ángel Rubiera glosan los tiempos gloriosos de la Unión Ciclista y la Peña Bahamontes

P. SUÁREZ GIJÓN.

Una imagen de archivo del campeonato de Asturias de ciclismo en pista de 1963 presidía ayer la sala de conferencias del Antiguo Instituto y dejaba claro cuál iba a ser la temática de la tarde. 30 Días en Bici, dentro de su programa de memoria histórica del ciclismo, organizó una conferencia sobre los orígenes de las peñas y clubes ciclistas en la ciudad. «Gijón fue, es y será siempre una ciudad de pura afición ciclista», resaltó el historiador Ángel Mato, otro de los grandes impulsores del coloquio y autor de varios libros sobre ciclismo.

Uno de los principales protagonistas de la cita fue el histórico presidente de la Peña Bahamontes, Tino Antuña, quien a sus 85 años es capaz de recordar todos y cada uno de los campeones de la clásica que su club organizaba en La Calzada y que, en su momento, fue una de las más destacadas de España. «Durante los cincuenta y los sesenta, nada más acabar el Tour venían grandísimos corredores a competir en nuestra carrera. Me acuerdo perfectamente de que la gente del barrio los paraba para pedirles autógrafos. En La Calzada siempre hubo mucha afición ciclista», rememoró.

Antuña, quien fundó la peña en 1957 «después de levantarme un domingo con ganas de bicicleta y montar carreras», nunca llegó a competir en ninguna clásica. «La verdad es que me lo sabía todo de ciclismo pero andar, lo que es andar, no andaba mucho», contó entre risas este antiguo trabajador de mina La Camocha que el 18 de julio de 1958 vió cumplido su sueño de organizar una carrera profesional. Este histórico aficionado gijonés recuerda con añoranza aquellos años. «Todos los corredores, que se alojaban en Gijón durante los días que duraba la clásica, se juntaban en el bar La Pipa, donde charlabas con ellos y se vivía un gran ambiente», precisó.

Ramón Moré y el bar El Faro

Junto con la Peña Bahamontes, la Unión Ciclista Gijonesa es otra de las asociaciones históricas en la ciudad. Su actual presidente, Ángel Rubiera, también fue uno de los ponentes. En su caso, habló sobre los orígenes de la institución, fundada en 1957. «Hoy en día tanto fotos como información sobre la Unión son accesibles gracias al archivo de EL COMERCIO», reconoció.

Rubiera recordó con cariño a Ramón Moré, quien fundó la asociación en el extinto bar El Faro. «En aquella época se organizaban muchísimas carreras. En Gijón siempre ha habido una gran afición al ciclismo y especialmente en esos primeros años», afirmó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos