Gijón reutiliza 20 toneladas de muebles en siete meses

Gijón reutiliza 20 toneladas de muebles en siete meses
DANIEL MORA

900 aparatos electrónicos se intercambian ya en los puntos limpios en una iniciativa que suma más de mil usuarios

Elena Rodríguez
ELENA RODRÍGUEZGijón

El servicio comenzó en mayo. La Empresa Municipal de Servicios de Medio Ambiente Urbano (Emulsa) llegó a un acuerdo con la Emaús para que los muebles en buen estado de los que la ciudadanía quieran desprenderse no acaben en las plantas de tratamiento de Cogersa, sino que puedan destinarse a la venta en las tiendas que esta organización sin ánimo de lucro tiene en Gijón y Avilés. Emaús los recoge gratuitamente en los domicilios, donde los desmonta y los retira. Desde que se puso en marcha hace siete meses, han sido veinte las toneladas de muebles reutilizados. Al ser un proyecto nuevo, no hay datos para comparar, pero la directora gerente de Emulsa, Pilar Vázquez, se muestra satisfecha con el resultado.

Igual que con el balance de de la aplicación de telefonía móvil 'ReusApp', que desde junio ha permitido intercambiar 900 aparatos eléctricos y electrónicos a través de los puntos limpios. Permite subir fotos de artículos de este tipo que uno quiere retirar, pero que aún se pueden aprovechar al tener algún pequeño defecto o haciéndole un pequeño arreglo. Tiene más de mil usuarios dados de alta.

La directora gerente de Emulsa ha dado a conocer estos datos estas mañana, en el transcurso del foro organizado por EL COMERCIO titulado 'Gijón hacia una estrategia de economía circular'. De este modo, Gijón avanza en la línea establecida por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) de recogida de objetos voluminosos, aparatos eléctricos y electrónicos, residuos orgánicos y textiles. En este último aspecto, la colaboración con el proyecto de inserción sociolaboral de Cáritas Koopera ha permitido abrir una tienda en la calle Uría para la reutilización de ropa ya usada.

Un plan estratégico en 2019

Son todas iniciativas para fomentar una economía circular, cuyo fin es el aprovechamiento y reducción de residuos. Basada en las denominadas 'siete erres' –repensar, rediseñar, reusar, reparar, remanufacturar, reciclar y recuperar–, la ciudad prepara un plan estratégico al respecto. Ibón Galarraga –director ejecutivo de Metroecónomica, división de Factor, la empresa adjudicataria de elaborarlo– está manteniendo reuniones con distintos sectores de la ciudad para recoger lo que se está haciendo en economía circular, qué se puede hacer e incluir también en el proyecto las buenas prácticas que se están llevando a cabo en otras ciudades. Para ello sigue los ejes del plan estratégico de Gijón (movilidad, urbanismo, empresas y comercio y medio ambiente, entre otros). La idea es que el documento esté listo en el primer trimestre de 2019.

El gerente de Gijón Impulsa, Rubén Hidalgo, avanzó, por su parte, que suscribirá en enero un convenio con la Unión de Comerciantes de Gijón para poner en marcha un plan piloto en el comercio de proximidad orientado a procedimientos circulares. La idea, según explicó a EL COMERCIO, es elegir a tres, cuatro o cinco establecimientos, con un ambición de innovar, para que les acompañe un equipo consultor y detectar «qué servicios se pueden ofrecer y ganar en diferenciación».

En esta línea, apuntó, «alquilar artículos en vez de venderlos; vendérselo a varios propietarios en vez de solo a uno solo, ofrecer el servicio de reparación o el diseño de productos junto al usuario». Según Rubén Hidalgo, «la economía circular es una gran oportunidad para el comercio de proximidad, porque para este tipo de servicios el usuario confía más en él que en las grandes plataformas digitales».