El gijonés juzgado por agresión sexual y maltrato a su mujer niega los hechos

El fiscal mantuvo la petición de catorce años y tres meses de cárcel en el juicio celebrado en Oviedo a puerta cerrada

O. SUÁREZ GIJÓN.

El acusado de maltratar y agredir sexualmente a su esposa, incluso cuando estaba embarazada, se declaró ayer inocente durante el juicio que se celebró en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo y que tiene las competencias en violencia de género. La fiscalía mantuvo para el hombre, vecino de Gijón, la petición de catorce años y tres meses de prisión, a lo que se suma una orden de alejamiento de la víctima.

La vista oral se desarrolló a puerta cerrada para preservar la intimidad de la víctima. En su escrito provisional, el Ministerio Público relata que «el procesado estableció desde 2013 un clima de violencia verbal y física que se acentuó tras quedarse la mujer embarazada. Así, el hombre cerraba la puerta del piso en el que vivían y le quitaba a su esposa el teléfono móvil para impedir que pudiera salir de casa o hacer llamadas».

Entre enero y junio de 2015, supuestamente, obligó a la víctima «a mantener relaciones sexuales y a permanecer, después de ello, desnuda en la cama hasta que él la autorizaba para vestirse». La fiscalía añade en su escrito que «esta situación hizo que la mujer acudiera en septiembre de 2015 al servicio de Salud Mental del Hospital de Cabueñes, donde los especialistas apreciaron que sufría ánimo depresivo, pesadillas, insomnio y recuerdos intrusivos de escenas violentas, compatibles con un estrés postraumático».

Tras esa consulta médica «fue derivada a psicoterapia grupal de violencia de género, donde permaneció hasta marzo de 2016, al presentar como secuelas victimización de violencia física, psicológica y sexual, compatibles con un trastorno de estrés postraumático».

6.000 euros de indemnización

Mediante un auto con fecha del 21 de agosto de 2015 dictado por el juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 1 de Gijón, se prohibió al procesado comunicarse o aproximarse a menos de 300 metros a la mujer y del hijo que ambos tienen en común. Además de los catorce años de cárcel por los delitos de agresión sexual y maltrato continuado, amenazas y vejaciones, el representante del ministerio fiscal solicita para el encausado una orden de alejamiento por un periodo de nueve años y el pago de una indemnización de 6.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos