Ana González: «La depuradora del este puede estar totalmente operativa antes de dos años»

Ana González gesticula durante la entrevista en 'La Lupa' en presencia del presentador del programa, Juan Neira. / ARNALDO GARCÍA

La alcaldesa revisará la política fiscal sin tocar de partida el IBI: «Igual nos planteamos que se pague menos por el transporte público y más por el consumo de agua»

MARCOS MOROGIJÓN.

La alcaldesa Ana González aseguró anoche en el programa 'La Lupa', de Canal 10, que la solución al vertido de las aguas residuales sin tratar de la mitad de la población gijonesa puede estar administrativamente cercana en el tiempo. La nueva regidora socialista explicó, a preguntas de Juan Neira, que ya se ha puesto en contacto con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) para interesarse por un problema que, según reconoció, solo puede desbloquearse de forma definitiva desde instancias judiciales.

«Seguimos a la espera. Me consta que se está trabajando desde la vía administrativa y quedan unos últimos retoques a falta de recibir el informe de impacto ambiental definitivo. Vamos a personarnos en la causa penal abierta para empujar, porque tenemos que ponerla en funcionamiento en su totalidad (actualmente solo se hace allí el desarenado y desengrasado de los efluentes)», afirmó. «No estoy de acuerdo con esa denuncia que se ha hecho por la vía penal», remarcó, en referencia al enésimo pleito interpuesto por los vecinos de la colonia de El Pisón para impedir que se legalice la planta construida junto a sus chalés y que lleva paralizada judicialmente desde 2016.

«Tenemos ese flanco penal, pero pienso que la depuradora del este puede estar totalmente operativa antes de dos años», pronosticó refiriéndose a la instalación construida en Somió al lado de la antigua 'Plantona'.

Considera que no habrá que esperar tanto para la puesta en marcha de la regasificadora de El Musel. «Quiero hablar con el presidente de Enagás para tener información de primera mano», señaló, al tiempo que agradeció la actitud de «colaboración» del portavoz del PP, Alberto López-Asenjo, quien recientemente se entrevistó con Marcelino Oreja y reportó lo tratado con él a la alcaldesa.

Preguntada sobre otra tercera infraestructura, la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA), y su falta de accesos y de subestación eléctrica, garantizó que en esta legislatura la vamos a desbloquear y acabar, porque no me gustan las cosas a medias». Adelantó que además de ponerse seria y exigente con el Sporting, también lo va a hacer con la industria contaminante «porque depende nuestra salud de ello». «Creo sinceramente que voy a encontrar colaboración y que las empresas van a arrimar el hombro, porque estamos en otro paradigma y se puede aunar el discurso proindustrial con la no contaminación», afirmó. Respecto al conflicto entre las mediciones de la estación municipal móvil de El Lauredal y las lecturas que hacen las de la red del Gobierno regional fue concluyente: «Pactaré con el Principado dónde se tienen que poner los medidores de contaminación para tener información fidedigna, real y que podamos actuar».

En cuanto al plan de movilidad gijonés elaborado por Foro, que deberá retramitarse en parte para adjuntar un estudio ambiental que exige el Principado, indicó que «hay que releerlo rápidamente para empezar a aplicarlo, porque coincido plenamente en las ideas generales (pacificación del tráfico, carriles bici, peatonalizaciones, potenciación del transporte público...)». «Es un buen punto de partida en el que hubo detrás un amplio consenso y participación. No pienso en una revisión del documento ni mucho menos», aclaró.

Choque con el decálogo

Respecto al próximo proyecto de ordenanzas fiscales, que empezará a negociar con los grupos políticos en cuanto queden resueltos las cuestiones organizativas y del funcionamiento del Ayuntamiento, avanzó algunas claves. «Habrá que revisarlas. Unas cosas bajarán y otras subirán, pero bajo las premisas de mantener una fiscalidad media que no ahogue a nadie y en la que el que tiene más pague más». Y a modo de ejemplo expuso que «igual nos planteamos que se pague menos por el transporte público para favorecerlo y más por el consumo de agua para tener más cuidado con él». También reconoció que su propuesta de partida es «no tocar el IBI». Sobre la propuesta de Podemos de empezar a cobrar el IBI diferenciado, conocido como 'IBI para ricos', anotó: «No lo hemos recogido en el programa y eso indica cosas, pero tenemos claro que el funcionamiento de los servicios públicos se paga con los impuestos», añadió.

Aparte del IBI diferenciado, la alcaldesa marcó distancias durante su entrevista con otros dos asuntos del decálogo de propuestas que Podemos puso al PSOE encima de la mesa para negociar posibles acuerdos: la remunicipalización del servicio de ayuda a domicilio (SAD) y la continuidad de la renta social.

Sobre la ayuda a domicilio recordó que «nunca fue municipal» y que «si escucho y tengo en cuenta a las trabajadoras nunca habría una remunicipalización porque el 80% no la pide». En su opinión, en relación con este servicio lo que ha habido es «una mala gestión de los contratos» y por ese motivo pidió «no embarullar» utilizando como pretexto las condiciones de trabajo del personal. También abogó por evaluar si se necesitan nuevos servicios relacionados con la ayuda a domicilio como un catering, atención a los niños y cubrir nuevas necesidades de las personas mayores.

De la renta social remarcó que «no es el modelo social del PSOE porque las rentas finalistas tapan agujeros pero no ayudan a salir de la exclusión y la vulnerabilidad a las personas. Además, se hizo de espaldas a los trabajadores de la Fundación de Servicios Sociales y del tercer sector, solo contando con los comerciantes».

Además de impulsar el plan para adecentar todos los barrios gijoneses está resuelta a desbloquear el plan de fachadas atendiendo a tres casuísticas y con tres niveles de prioridad diferentes. «Lo primero serán las subvenciones que se deben y no se han pagado. Después vendrán los expedientes sin resolver con más de 400 pendientes y en tercer lugar las nuevas convocatorias porque llevamos desde 2018 sin sacarlas», enumeró.

Sabido que su intención es reestructurar todo lo que lleva Divertia para deshacer la sociedad creada por Foro, anoche en la 'Lupa' habló sobre la Semana Negra. «Vaya por delante que soy fan. He participado muchas veces como público o presentando a escritores. Es cultura de izquierdas que ha sabido reinventarse. No es lo misma que fue inicialmente. Hay que cuidarla porque pocos eventos literarios acercan a cien autores a la gran masa y ofrecen esta oportunidad de propaganda y publicidad de la ciudad».

Más información