«Gracies a ti, Chema. Hasta siempre»

Aula de Cultura de EL COMERCIO
José María y su inseparable 'Maus'. / JOSÉ SIMAL

Espontáneo homenaje de los ciudadanos de Gijón a José María, el sintecho que pedía en la calle Uría junto a su perrita 'Maus'

LAURA CASTRO GIJÓN.

Recorrer la calle Uría sin ver a Chema junto a su perrita 'Maus' a la salida del supermercado será extraño. Se había convertido en una personalidad del barrio gracias a su carácter humilde y educado; ayudado, también, por su encantadora mestiza de píncher, siempre dispuesta a jugar y a recibir cariño. Los vecinos del centro que les conocían están desolados desde que supieron del fallecimiento de José María y ayer decidieron honrar su memoria con un pequeño altar con velas justo en la puerta del supermercado.

José María llevaba más de dos años viviendo en la calle cuando por casualidad, encontró a 'Maus', que entonces era tan pequeña que le cabía en las palmas de sus manos. Intentó encontrarle dueño, pero acabó dándose cuenta de que se había convertido en su «antidepresivo» para soportar la crudeza y la soledad de no tener hogar. «Mi niña es lo más bonito que hay en el mundo», decía a EL COMERCIO las pasadas navidades sobre 'Maus'.

Por aquel entonces, ya estaba enfermo. Le había costado mucho recuperarse de una gripe y le habían quedado secuelas respiratorias. «Le insistí muchas veces en que fuera al médico, que yo cuidaría de 'Maus'», relata una amiga. Pero Chema era incapaz de dejar a su «niña» y retrasó la visita sanitaria hasta que ya no pudo más.

'Maus' ya tiene un hogar

«Me llamó la semana pasada, casi no podía hablar. Me pidió que le cuidara a la perra y le dije que sin problemas. Volvería a por ella cuando estuviera recuperado», explica esta mujer, que se ha hecho cargo de la perrita.

Sin embargo, pasaron los días y no volvió. «Me encontré con un vecino que le conocía también y me dijo: tengo una mala noticia, Chema ha muerto», cuenta entre lágrimas. Se enteró justo el mismo día que tuvo que sacrificar a su mascota, de 17 años y muy enferma. «Perdí a dos amigos el mismo día», agrega. Sin embargo, sabe que no pasará el duelo sola, pues tiene a 'Maus'. «Estos días son muy duros, pero sé que ella me va a ayudar como hizo con él. Será una perra feliz, muy bien cuidada y muy querida», aseguró su nueva propietaria.

A la izquierda, José María y su inseparable 'Maus'. Arriba, altar en el lugar de Uría donde él pedía.
A la izquierda, José María y su inseparable 'Maus'. Arriba, altar en el lugar de Uría donde él pedía. / José Simal

«Chema era una persona extraordinaria y tremendamente educada». Así le define esta mujer, quien destacó la capacidad de José María para «ganarse» a todo el barrio. Pasaba el día sentado con un libro en la mano y siempre deseoso de conversar con todo aquel que no pudiera resistirse a los encantos cautivadores de 'Maus'. «Ella es la reina del barrio», señaló Chema durante la entrevista del mes de diciembre. Pero no solo se ganó a los vecinos del centro de la ciudad, también dejó huella de su carácter en el Hospital de Cabueñes, donde «murió tranquilo». Así lo asegura una conocida de Chema, Carolina Tuñón. «Tengo familia trabajando allí y me consta que les cautivó a todos», afirma.

Altar en recuerdo a Chema en Tomás Zarracina
Altar en recuerdo a Chema en Tomás Zarracina

José María no dudaba en demostrar a quienes le ayudaban su gratitud. Ahora, ese cariño le ha sido devuelto en forma de homenaje póstumo. «Gracies a ti, Chema. Hasta siempre», reza el cartel colocado en el altar que alguien ha colocado en la que era su calle, Uría.

El recuerdo también también ha llegado a la calle Corrida, donde pedía por las tardes.
El recuerdo también también ha llegado a la calle Corrida, donde pedía por las tardes. / E. C.

Temas

Gijón
 

Fotos

Vídeos