Los graneles sólidos lastran las buenas cifras del resto de tráficos de El Musel

Terminal de graneles sólidos del puerto de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA
Terminal de graneles sólidos del puerto de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

El puerto movió durante los últimos meses 10.806.666 toneladas, un 2,2% menos que en el mismo periodo de 2018

EUGENIA GARCÍAGIJÓN.

El Musel perdió el pasado mes de julio una pequeña parte de los tráficos recuperados en junio. No obstante, logró en cierta medida contener el significativo descenso en el movimiento de graneles sólidos gracias al buen comportamiento del resto de mercancías, especialmente las generales. Así, según las estadísticas de Puertos del Estado, durante los primeros siete meses del año la dársena gijonesa -que continúa en el décimo puesto del ránking- movió 10.806.666 toneladas. Es decir, redujo sus tráficos un 2,2% respecto al mismo periodo del pasado año, cuando habían pasado por El Musel 11.049.613 toneladas de mercancías.

A pesar del signo negativo de las cifras del acumulado de los primeros siete meses del año, cabe destacar que el puerto gijonés comenzó el año con un descenso en sus tráficos del 18,77%. En febrero, recuperó el signo positivo con un 12,23% más de mercancías movidas que en los dos primeros meses de 2018, mientras que en marzo, abril y mayo volvieron a bajar los tráficos un 0,8; 7,81 y 5,12%, respectivamente. En junio, el puerto se recuperó y logró cerrar el primer semestre con un 2,21% más que en la primera mitad de 2018.

Los graneles sólidos -carbón siderúrgico, carbón térmico y mineral de hierro- suponen el tráfico principal de El Musel, a la cabeza de los puertos españoles en lo que respecta a este tipo de tráficos. Por tanto, son el principal barómetro de la actividad portuaria. Y si bien siguen tirando de la misma, continúan en ralentí debido al cierre de las centrales térmicas y al descenso en la producción de ArcelorMittal.

La diferencia de 242.947 toneladas registrada en los tráficos acumulados del mes de julio se debe fundamentalmente a este tipo de mercancías, que se redujeron en 473.060 toneladas, un 4,92% por debajo de los números arrojados entre enero y julio de 2018.

Una variación que queda en parte compensada por las mercancías generales, que alcanzaron las 1.153.396 toneladas frente a las 961.947 del ejercicio anterior y son las que cuentan con un mayor incremento porcentual, del 19,2%. Parte fundamental de la política de diversificación de tráficos de El Musel es también el transporte contenerizado, que subió un 8,84% hasta alcanzar las 47.831 toneladas.

También experimentan buenos resultados los graneles líquidos, que están ganado un 8,29% respecto a los mismos siete primeros meses de 2018, ya que se registraron 38.664 toneladas. Sube, incluso, la pesca, que alcanza las 3.674 toneladas: un 5,39% más.