Un grupo de delfines, bañistas de excepción en San Lorenzo