Herido por arma blanca en una trifulca a las puertas del Calor y Café

Los agentes de la Policía Nacional, durante el traslado del hombre detenido. / JOSÉ SIMAL
Los agentes de la Policía Nacional, durante el traslado del hombre detenido. / JOSÉ SIMAL

La Policía Nacional detuvo a un individuo como supuesto autor del ataque, que provocó un corte en un costado a la víctima

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Una nueva trifulca entre usuarios del centro asistencial Calor y Café se saldó en la tarde de ayer con un hombre detenido y otro herido con arma blanca. Los hechos ocurrieron sobre las ocho de la tarde a las puertas del denominado centro de baja intensidad del Albergue Covadonga, en el barrio de Laviada.

Según explicaron los testigos, varias personas comenzaron a discutir y en un momento dado, uno de los individuos sacó un cuchillo y acometió contra otro de los presentes. Le provocó un corte en el costado por el que sangraba profusamente, si bien los sanitarios que lo atendieron determinaron que no revestía gravedad, ya que el parecer se trataba de una herida superficial.

La víctima pidió auxilio a ciudadanos que se encontraban en las inmediaciones del parque de Teodoro Cuesta. Llegó ensangrentado y mostrando la lesión que acababan de ocasionar. Hasta el lugar se trasladaron los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional. El requieriente les explicó que había sufrido un ataque por parte de un usuario del centro asistencial. Con las declaraciones recabadas entre los testigos, los agentes detuvieron al presunto autor.

Echó a correr ensangrentado pidiendo ayuda a varios ciudadanos

Indignación vecinal

El altercado en el entorno del centro asistencial al que a diario acuden cientos de transeúntes ha suscitado la indignación vecinal. «No hay semana en la que no tengamos que llamar a la Policía, si no es porque se pelean entre ellos es porque nos insultan al entrar al portal... Ya no sabemos qué hacer, pero la situación es insostenible», lamentan los vecinos.

Hace dos meses un transeúnte falleció en un portal de la carretera Vizcaína, próximo al lugar en el que ayer ocurrieron los hechos. El hombre, de mediana edad y con la salud mermada, murió mientras dormía en un lugar resguardado entre la verja del número 42 y la puerta que da acceso al edificio. Le encontró un vecino cuando salía de casa para llevar a sus hijas al colegio. Le vio echado, «tapado por completo» e inmóvil, y le preguntó si se encontraba bien. El transeúnte no respondió ni dio signo alguno de vida, así que decidió llamar al 112. A los diez minutos, la Policía ya estaba allí y, tras intentar despertar al hombre, reclamó asistencia sanitaria. Nada se pudo hacer ya por salvarle. Son solo dos de los últimos incidentes ocurridos en un barrio de Laviada que ya ha denunciado en numerosas ocasiones la inseguridad que se vive.

 

Fotos

Vídeos