Un abedul recordará siempre al pequeño Thiago en el colegio Atalía de Gijón

El colegio Atalía Atalía de Gijón tendrá a partir de ahora un árbol que recordará siempre al pequeño Thiago. / Joaquín Pañeda

Ha sido plantado por los compañeros del niño fallecido en Nochevieja al atragantarse con una uva. También llevaron a cabo la carrera solidaria para Save the Children, donde participaron niños de infantil y primaria

MARLA NIETO

«Siempre en nuestro corazón», fue el mensaje que los compañeros de clase de Thiago Leonel Guamán Bustos, el niño de tres años que murió atragantado con una uva la pasada Nochevieja, plasmaron en un dibujo que colgaron del abedul plantado en su honor. Todo el colegio Atalía estuvo presente y tanto su familia, como la tutora, el director y los niños participaron echando tierra en el árbol que ya lleva su nombre.

El director, Mikel de la Torre, transmitió un mensaje de ánimo a los familiares del pequeño deseando que al menos «salgan con una sonrisa» por el gesto. Por su parte, la que fue tutora de Thiago obsequió a la madre del niño, Viviana Bustos, con un cuadro que lleva dibujado un árbol hecho con las huellas dactilares de sus compañeros de clase.

La familia del pequeño quiso agradecer al colegio que fue «segunda casa de Thiago», lo que han hecho por ellos, destacando al director y a la tutora. También dio las gracias al portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez «por estar ahí desde el primer momento que sucedió todo y ayudar en trámites».

Alrededor del abedul, los alumnos más mayores observaban el acto con lágrimas en los ojos, conscientes de lo sucedido. Los compañeros de clase de Thiago, según comentó la secretaria del centro Prado Rodríguez, «preguntan a ver por qué falta el niño a lo que nosotros respondemos, simplemente, que no va a volver. Hay orientadoras que les ayudan».

Carrera solidaria

Tras el acto de homenaje a Thiago, los niños del centro, desde infantil hasta sexto de primaria, llevaron a cabo una carrera solidaria para la ONG Save the Children, donde desarrollaron un recorrido alrededor del árbol del pequeño.

Según el director «el año pasado se recaudaron 2.700 euros, este año esperamos igualar o mejorar la cifra». La donación por parte de las familias de los alumnos es «totalmente voluntaria».

La carrera se efectuó por categorías y en ella intervino el propio Mikel de la Torre para, según él, «animar a los niños que se quedan atrás, porque lo pasan realmente mal».

Más información

Síguenos en: