Honores por un complicado rescate de tres montañeros fallecidos en el Jiso

O. S. GIJÓN.

El teniente del Grupo de Montaña, Pablo Villabrille, y los guardias civiles Serván Peguero Hitos y Noel Celimendiz Portalatin, de la misma unidad, fueron ayer condecorados por el complicado rescate de los cuerpos de tres montañeros fallecidos mientras escalaban el Espolón del Jiso, en Liébana (Cantabria). Ocurrió en abril de 2017, y la califican como «unas de las intervenciones más complicadas técnicamente por los recursos empleados y el tiempo invertido».

Participaron hasta una veintena de efectivos y emplearon hasta cuatro días en poder evacuar los cadáveres de los tres hombres, quienes se precipitaron a un saliente de la pared al venirse abajo el punto de reunión en el que se sujetaban los tres escaladores. «Nos avisaron los familiares de uno de ellos, con el que no podían comunicarse desde hacía dos días. En el momento en el que pudimos llegar hasta el lugar el tiempo cambió radicalmente y no se podía trabajar con la ayuda del helicóptero», explica el teniente Pablo Villabrille. Se movilizaron a todos los efectivos del Grupo de Rescate de Montaña para trasladar los cadáveres a una zona de mejor acceso y que, cuatro días más tarde, «cuando desde la Aemet nos dijeron que había un intervalo de buen tiempo se activó al helicóptero y se pudo, por fin, trasladar los cadáveres».

En lo que va de año han fallecido en la montaña asturiana un total de doce personas. «En número de rescates se mantiene con respecto al año anterior, pero lo cierto es que son de mayor alcance y por eso el número de fallecimientos ha aumentado», afirmó el teniente coronel al término del acto de celebración de Nuestra Señora del Pilar, patrona de la institución.

 

Fotos

Vídeos