La EPI impartirá Ciencia e Ingeniería de Datos a partir del curso 2019-2020

El rector de la Universidad de Oviedo, en La Granda. /  PATRICIA BREGÓN
El rector de la Universidad de Oviedo, en La Granda. / PATRICIA BREGÓN

La Universidad se convertirá en la sexta del país en ofertar esta titulación, con al menos sesenta plazas y formación semipresencial

L. CASTRO / L. MAYORDOMO LA GRANDA / GIJÓN.

Es una de las aspiraciones de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) de Gijón y, según las previsiones que maneja el rector, Santiago García Granda, podría ser una realidad en el curso 2019-2010. Ese es el horizonte que la Universidad de Oviedo considera más realista para implantar los estudios de Ciencia e Ingeniería de Datos, una novedosa titulación aún con escasa presencia en universidades de todo el país. En el curso académico que arrancará el próximo mes de septiembre solo se podrá cursar en cinco facultades. La asturiana sería, por tanto, la sexta universidad en ofertarla. No espera García Granda que su tramitación -una comisión trabaja ya en el diseño del grado- pueda complicarse. Y dio por hecho que se impartirá en el campus de Gijón, toda vez que fue propuesta por la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) de la ciudad y es aquí donde ya existe un instituto de Inteligencia Artificial.

El rector, que ayer participó en la mesa redonda 'Formación para la transformación digital', en los cursos de verano de La Granda, hizo referencia a la necesidad de «hacer esfuerzos por adaptarnos y estar en la vanguardia» antes de hablar de una titulación, la de Ciencia e Ingeniería de Datos, «muy interesante» por la demanda creciente de este tipo de profesionales. Sus competencias están relacionadas con la captura, transmisión, almacenamiento y análisis de todo tipo de datos. Por ejemplo, los que tienen que ver con los movimientos de una persona, un vehículo o todos los que, a diario, circulan por una ciudad. También, la información genética de un ser vivo o los datos que se producen con las llamadas de teléfono móvil. Grandes volúmenes de información que, en la mayoría de los casos, se generan de manera indirecta y que encierran en sí mismos un gran valor añadido.

El potencial de este tipo de tecnologías es enorme y se calcula que, en los próximos años, se necesitarán millones de personas con este perfil. En este sentido, las universidades van por detrás del mercado y el número de profesionales que se forman cada año es claramente insuficiente para dar respuesta a la elevada demanda de ingenieros de Datos. De ahí la importancia de que la Universidad de Oviedo se convierta en una de las, por ahora, pocas opciones para cursar estos estudios. Las otras son la Politécnica de Cataluña, la Pompeu Fabra, la Universidad Pública de Navarra, la Politécnica de Valencia y la Carlos III.

La propuesta que la EPI trasladó en diciembre del pasado año al equipo rectoral es que sea un grado semipresencial, de forma que la mayor parte de la formación se imparta 'on line' y los alumnos -se plantean sesenta plazas- solo tengan que acudir a la Escuela unas pocas horas a la semana para resolver dudas, teóricas y prácticas, en grupos reducidos. Se cree que este innovador formato incrementaría las posibilidades de captar alumnos de otras comunidades y de otros perfiles.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos