Un jardín por la memoria democrática

Fernando Couto entrega una bandera de Gijón a Francisco Naranjo, director de la Fundación Abogados de Atocha. A su derecha, José Manuel Zapico (secretario general de CC OO en Asturias) y Alberto Garzón (coordinador federal de Izquierda Unida). / JOAQUÍN PAÑEDA

Nuevo Gijón acoge una plaza dedicada a los abogados asesinados en Atocha

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Fueron víctimas de un brutal atentado y, con su muerte, cientos de miles de españoles salieron a la calle para reclamar los derechos y libertades que durante tantos años les habían sido negados. Las cinco personas asesinadas en la calle Atocha en enero de 1977, vinculadas al derecho laborista y a la lucha sindical, pasaron a la historia como símbolo del trabajo solidario y los valores democráticos. Sus nombres, Enrique Valdelvira, Luis Javier Benavides, Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez Leal.

Desde ayer, estos nombres estarán unidos a la ciudad a través de unos jardines situados en la calle Peña Santa de Enol, en Nuevo Gijón. Allí se inauguraron ayer los Jardines de los Abogados de Atocha, que cuentan además con una placa conmemorativa a su entrada. Al acto acudieron representantes de todos los grupos políticos de la ciudad, el director de la Fundación Abogados de Atocha Francisco Naranjo; el secretario general de CC OO en Asturias, José Manuel Zapico, y el coordinador federal de Izquierda Unida Alberto Garzón.

«Nuestro deseo es que los niños y niñas que aquí jueguen y que las personas de bien que por aquí paseen nunca olviden que los derechos de hoy nacen fruto de la lucha de ayer, de hombres y mujeres que dieron su vida por la paz, la libertad y la igualdad», defendió Zapico.

El director de la fundación, por su parte, agradeció que la corporación municipal apoyase por unanimidad la creación de estos jardines, recordó el papel de los abogados laboristas y la respuesta social que produjo el asesinato. «Fue una manifestación que colapsó la ciudad de Madrid. Para muchos, entre los que me incluyo, ha sido la manifestación más grande jamás vivida», afirmó Naranjo.

Mantener la lucha en la calle

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, instó a mantener en el recuerdo a este tipo de ciudadanos que contribuyeron decisivamente en el asentamiento de la democracia. «El país es hoy mejor que hace 41 años por los miles de personas anónimas que lucharon en la calle para reclamar estos derechos democráticos para los que nacimos después. A menudo se olvida y es muy peligroso que esto pase. Por eso el valor de esta placa», zanjó el dirigente político.

Temas

Gijón
 

Fotos

Vídeos