La informática, disciplina olímpica

La informática, disciplina olímpica

150 alumnos de ESO, bachiller y FP se enfrentaron en unas pruebas «no muy difíciles, pero con poco tiempo»

JOSÉ LUIS RUIZ GIJÓN.

Programar el recorrido de un robot aspirador, ordenar una secuencia de cartas de la baraja con lenguaje de programación o manejar una base con más de 15.000 datos para encontrar respuestas. Estas fueron las pruebas a las que se enfrentó Alejandro Jelovac, estudiante de informática en La Laboral. «Nada es complicado, pero hay que saber hacerlo con fluidez porque el mayor problema ha sido la falta de tiempo», explicó. Como él, 150 estudiantes de ESO, Bachillerato y FP participaron ayer en las VIII Olimpiadas Informáticas de Asturias organizadas por los colegios profesionales de informáticos y la Universidad de Oviedo. Se desarrollaron en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, la Escuela de Ingeniería Informática de Oviedo y el Colegio Salesiano Santo Ángel de Avilés de forma simultánea.

Claudia García, del Colegio Corazón de María se presentaba con su equipo por segunda vez. Las pruebas «nos han parecido más asequibles. La primera era creativa. Te ponen en una situación y hay que resolverla. La segunda parte es de pericia, en ella hay que pasar los resultados de la primera y luego preguntas de buscar en internet temas relacionados con la EPI. Y después una tabla de datos y trabajar sobre ellos. No hemos ido a las pruebas individuales porque ya era mucho para un solo día», aseguró.

Profesionales

La mayoría de los participantes coincidieron en que las pruebas más difíciles fueron las de excel y lamentaron el escaso tiempo de que disponían. «Los de ESO tenían quince minutos más para equilibrar el nivel, aunque eran las mismas pruebas», aclaró Alejandro Jelovac. Otros son casi profesionales de las competiciones. Es el caso de Igor Sobayev, que esta semana viajará a Madrid para intentar formar parte del equipo que representará a España en los campeonatos mundiales de Formación Profesional World Skills. «Estas pruebas son más de creatividad y de lógica, así que no tienen mucho que ver, pero todo sirve para estar en forma», reconoció.

Muchos de estos 'olímpicos' se animarán a estudiar Informática, que es el objetivo de esta competición. «Se trata de que vean los problemas a los que se pueden enfrentar. Resolución de problemas algorítmicos, trabajo con ordenador, trabajo en equipo, que es lo que les van a demandar en el futuro», refirió Julio Moyeda, subdirector de la EPI. El próximo sábado se disputará la última prueba y se entregarán los premios: dispositivos móviles y gadgets electrónicos, por supuesto.