Las instalaciones deportivas municipales, vetadas a «ultras y seguidores radicales»

Ultra Boys y Mavi Fans Hooligans, en el pabellón de La Arena. / A. G.
Ultra Boys y Mavi Fans Hooligans, en el pabellón de La Arena. / A. G.

Las actitudes «racistas, homofóbicas, sexistas y machistas», tanto en el campo como en la grada, conllevarán sanciones de 1.500 a 3.000 euros

I. VILLAR GIJÓN.

La tramitación del nuevo reglamento de uso de las instalaciones deportivas municipales, que por primera vez recogerá la posibilidad de multar a los usuarios que incurran en «conductas y actitudes no acordes» con la normal utilización de piscinas, pabellones y otros equipamientos, entra en su tramo final. Después de que en diciembre el equipo de gobierno presentara un primer borrador de su articulado, hoy la comisión de Participación Ciudadana y Deportes tendrá sobre la mesa para su aprobación una versión definitiva del texto en la que se han incorporado varias enmiendas de la oposición. Las normas recogidas en el documento afectan a 89 instalaciones, desde boleras y pistas deportivas hasta el estadio de El Molinón.

Uno de los cambios introducidos, a propuesta de Xixón Sí Puede, es la prohibición de acceso «a toda persona identificada como perteneciente a cualquier grupo ultra o de seguidores radicales», medida que los técnicos entienden que «ayudará a prevenir comportamientos y conductas no deseables». También se amplía el artículo que prohíbe «la manifestación y exhibición de pancartas ofensivas, violentas o de carácter racista», para hacerlo extensivo a «los cánticos» y a cualquier mensaje «que incite al desprecio de las y los rivales». En el apartado de infracciones, además, se incluye además como conducta «muy grave», sancionable con entre 1.500 y 3.000 euros, «incitar a actitudes violentas, machistas, racistas, sexistas, homofóbicas y transfóbicas, tanto en los terrenos de juego como en las gradas». Este comportamiento con llevaría además la privación del uso y acceso a las instalaciones deportivas municipales durante un periodo de uno a tres años.

Otras dos enmiendas incorporadas, a petición de Ciudadanos, hacen referencia a los campos de fútbol, béisbol, hockey hierba, rugby y fútbol americano cedidos mediante convenio a determinados clubes. El reglamento establece que «el Patronato Deportivo Municipal se reservará unas horas de uso de los mismos, que se pondrán a disposición de entidades deportivas que no dispongan de acuerdo de cesión». Además, sus precios de alquiler «serán fijados anualmente» por el propio patronato.

También se da cabida, a iniciativa del PP, a la posibilidad de autorizar «de forma excepcional y puntual la explotación del servicio de cafetería y bar durante el desarrollo de algún acontecimiento deportivo». Y se añade la opción de permitir el uso de las instalaciones municipales «para actividades promovidas por personas o entidades con ánimo de lucro y que sean consideradas de interés general por su carácter formativo o educativo».