Intenta robar en un colegio de La Calzada y alega que es antiguo alumno

El hombre, de 42 años, fue sorprendido a las 6 de la madrugada tratando de forzar la puerta tras saltar la valla del centro educativo

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

Lo sorprendieron in fraganti de madrugada cuando se colaba en un colegio de La Calzada y al verse sorprendido alegó ante los policías que era antiguo alumno y que le habían entrado unas ganas irrefrenables de volver a recorrer los pasillos del centro en el que había estudiado. Acabó detenido y en los calabozos de la Comisaría. Se investiga ahora si el mismo individuo, de 42 años, perpetró un robo con fuerza en las inmediaciones, en un establecimiento hostelero de la calle María Zambrano, en la zona de La Algodonera.

Los hechos ocurrieron la madrugada del domingo. Hacia las seis de la mañana la Policía Nacional fue alertada por un conductor que observó como un hombre saltaba la valla de un centro educativo. «Los agentes sorprendieron al intruso golpeando la puerta de entrada con clara intención de acceder a su interior, por lo que procedieron a su detención», explicaron en la Comisaría.

Al ser descubierto llevaba la ropa puesta del revés, «lo que denotaba su intención delictiva, ya que con ello trataba de despistar a los cuerpos de seguridad ante una posible descripción de testigos que desconocían el verdadero color de las prendas que llevaba puestas el autor de los hechos».

El hombre explicó a los policías que no era lo que podía parecer y que no tenía intención alguna de perpetrar un robo. Muy al contrario, dijo que «era un antiguo alumno y había sentido añoranza de su etapa de estudiante, por lo que solo quería dar una vuelta por el interior, ver las aulas y pasillos...». Dada la poca credibilidad de su relato y de que había saltado la valla perimetral del centro educativo, fue trasladado en el coche patrullas a los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional a la espera de pasar a disposición del juzgado que se encontraba realizando funciones de guardia.

Los investigadores del grupo I de la Policía Judicial tratan ahora de determinar si es el mismo individuo que tan solo tres horas antes cometió un robo en un bar de La Algodonera. Entraron fracturando la luna con una papelera de hierro y una vez en el interior, se apoderaron de ocho botellas de licor. Huyó precipitadamente sin forzar la caja registradora al verse descubierto por un vecino que paseaba al perro por la calle y dio aviso a las fuerzas de seguridad. Cuando la Policía se personó en el lugar el ladrón se había ausentado ya. La descripción facilitada por el testigo coincide con la del hombre que intentó robar en el colegio.