El informe psicológico del menor del San Miguel, clave en la imputación de la profesora

El informe psicológico del menor del San Miguel, clave en la imputación de la profesora

Cuatro meses después de ser apartada del colegio por su presunta relación con el alumno, la docente continúa en calidad de investigada por la jueza

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La profesora del colegio San Miguel de Pumarín apartada de la docencia por su presunta relación con un alumno de 15 años continúa en calidad de investigada en el procedimiento abierto el pasado mes de mayo en el juzgado de Instrucción número 2 de Gijón. La jueza espera la llegada de las pruebas periciales solicitadas para determinar si aprecia indicios de criminalidad en la actitud de la docente y procede a su imputación. De no ser así, archivará las diligencias previas, sin cargos para la ahora procesada.

Las pruebas demandadas por la jueza se centraban principalmente en el estudio de los teléfonos de la profesora y el alumno, así como un informe en el que los peritos plasmen el estado psicológico del estudiante tras someterlo a una exhaustiva valoración. Fue el pasado 17 de mayo cuando la dirección del centro educativo apartaba a la maestra de su actividad docente al tener conocimiento de que pudiera estar manteniendo una estrecha relación con el menor de edad.

Tal relación fue rechazada frontalmente por la mujer, de 34 años, tanto ante el equipo directivo del colegio como ante la jueza en el momento en el que se le tomó declaración en calidad de investigada, una figura jurídica que le permite acudir acompañada de un abogado y con la que también puede estar al tanto de las novedades que se produzcan en el avance del procedimiento judicial iniciado.

El informe elaborado por la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría de la Policía Nacional de Gijón determinaba que no se apreciaban indicios de criminalidad. Sin embargo, semanas después, los padres del menor interponían una denuncia contra la profesora, lo que conllevaba la apertura de las investigaciones en el juzgado que se encontraba ejerciendo las funciones de guardia, en ese caso, Instrucción número 2.

«Ataque personal»

En una entrevista a EL COMERCIO, la docente negó haber mantenido cualquier tipo de relación «extraordinaria» con el alumno, y apuntaba hacia un ataque personal desde el propio colegio San Miguel como causa principal de que el caso fuese filtrado a los medios de comunicación. «Alguien está manipulando esta situación y no son precisamente los alumnos», afirmó entonces. La profesora, que además es antigua alumna del centro escolar, no ha iniciado este curso su actividad lectiva en el colegio.

Un nutrido grupo de padres y madres de alumnos le mostraron su respaldo en un comunicado hecho público, así como buena parte de los profesores del centro, que apoyan la versión de la denunciada. Cuatro meses después de que saltase el escándalo por el presunto delito sexual, el caso aún está pendiente de esclarecer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos