Un octogenario mata a su mujer a tiros en su domicilio en Gijón y luego se quita la vida

Los servicios funerarios introducen el cadáver de uno de los octogenarios fallecidos en el furgón para su traslado al Instituto de Medicina Legal, en Oviedo. / Paloma Ucha

El matrimonio acababa de salir de una residencia de personas mayores para regresar a su piso en la calle Felicidad | La Policía investiga si se trata de un suicidio pactado tras encontrar una nota en la casa

OLAYA SUÁREZ y CRISTINA TUEROGijón

Dos octogenarios fueron encontrados muertos a última hora de ayer en su domicilio de la calle Felicidad, en el barrio gijonés de Ceares. Ambos fallecieron por disparo. La Policía investiga ahora si se trata de un suicidio pactado, después de que en la vivienda se encontrase una nota en ese sentido. El matrimonio había abandonado en los últimos días la residencia geriátrica en la que vivían para regresar a su domicilio conyugal. Presumiblemente tenían la idea de poner fin a su vida, aunque será la autopsia que practiquen hoy los médicos forenses la que arroje luz a la investigación policial.

El violento episodio tuvo lugar poco antes de las 11 de la noche. El sonido de los disparos alertó a los vecinos, quienes avisaron a los servicios de emergencia. Los primeros en personarse fueron los sanitarios del SAMU, que solo pudieron confirmar la defunción de los dos ancianos. Hasta lugar se trasladaron agentes de la Policía Nacional. La investigación corre ahora a cargo de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM), cuyos mandos se personaron en el piso de Ceares poco después del hallazgo de los dos cuerpos sin vida. En el domicilio, además de la nota escrita con frases en las que mostraban su intención de quitarse la vida, los agentes encontraron una importante cantidad de dinero a la vista.

Aparentemente, lo dejaron todo organizado para facilitarles los trámites a sus familiares más cercanos, las sobrinas que ayer se acercaron a la calle Felicidad consternadas por el fatal desenlace de sus tíos. «Entre ellos todo era amor, no es un crimen porque se querían muchísimo y vivían el uno por el otro», aseguró a EL COMERCIO una familiar.

Los servicios funerarios se hicieron cargo de los cadáveres una vez que la autoridad judicial autorizó su levantamiento, poco antes de la medianoche. Fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal a Oviedo, donde hoy les practicará la autopsia con la que se confirmará las circunstancias que rodearon la muerte. Las primeras investigaciones apuntan a que el hombre disparó contra su mujer y a continuación se quitó la vida disparándose a él mismo. Los trabajos policiales continúan abiertos a la espera de los resultados de los exámenes forenses.

Está previsto que a primera hora de la tarde de hoy se instale el velatorio en el tanatorio de Cabueñes, donde los restos mortales serán velados por sus familiares. Su entorno aseguraba ayer que su estado de salud era delicado y que en los últimos tiempos atravesaban un momento anímico muy bajo. Algunos de sus vecinos explicaban ayer que «hacía mucho que no se les veía por el edificio porque se habían ido a una residencia. Siempre estaban juntos y se llevaban muy bien».

Otro 21 de junio negro

También un 21 de junio de hace cinco años falleció un matrimonio en La Calzada en circunstancias muy similares. Los protagonistas de lo que fue considerado por la Policía un crimen por compasión fueron Jesús Méndez Vidal, que estaba a punto de cumplir 82 años y Julia Mosquera Expósito, de 87. Los cadávares del matrimonio fueron hallados en un piso de la calle María Zambrano. Ambos eran de Lugo y se habían trasladado a vivir poco antes al mismo edificio en el que lo hacía su hija. La mujer padecía alzheimer. Para evitar el sufrimiento de su esposa y para dejar de ser una carga para la familia, el hombre asfixió a la mujer y luego se quitó la vida cortándose las venas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos