José María Oliva: «Nunca me presentaría a presidente de la Agrupación Artística»

José María Oliva: «Nunca me presentaría a presidente de la Agrupación Artística»
J. M. Oliva y Conchi Iglesias (con bufanda blanca), junto a otros artistas ayer en la agrupación. / P. UCHA

El dimitido director artístico desmiente todas las acusaciones del sector oficialista y pide que se convoquen elecciones y se muestren las cuentas

JOSÉ LUIS RUIZ

Continúan las réplicas del terremoto que sacudió el martes la Agrupación Artística Gijonesa. Tras las acusaciones por parte del sector oficialista, José María Oliva quiso desmentir ayer todas y cada una. «Nunca me presentaría a presidente de la agrupación, porque mis motivos son artísticos. Yo soy bailarín y quiero velar por los cantantes y todas las personas que nos dedicamos a esto», afirmó.

Ayer se concentraron una veintena de socios y artistas frente a la sede que la agrupación tiene en la calle Severo Ochoa para mostrar su descontento con la actual directiva. El festival que se celebra todos los viernes ya había sido suspendido por la entidad en previsión de posibles problemas. «Los cantantes no iban a actuar porque el martes no nos dejaron ensayar», dijo Oliva.

El dimitido director artístico quiso desmentir las acusaciones que lanzaron contra él. «Soy el socio número 9, yo desde hace 16 años y antes mi padre otros 17, que ya fue socio de honor. Y no desde hace nueve meses como dicen. Tampoco gasté 20.000 euros, los gastó la agrupación en renovar su imagen porque hacía falta, llevaba con la misma pintura de hace 33 años», afirmó.

En cuanto a los nuevos socios, Oliva asegura que el presidente aprobó que se hicieran en abril del año pasado. «Y yo mismo apunté a siete cantantes que ya participaban desde hace tiempo y querían ser socios. En enero de este año nos dijeron que ya se podían inscribir y la secretaria los refleja en el libro de actas. A cinco de ellos los avalamos la secretaria y yo mismo, y a los otros dos, otros socios».

Según indica, no hay ninguna intención de ampliar el número de socios para «manipular» el censo electoral. «Yo vengo de una familia de artistas y mi único interés sería seguir de director artístico. Queremos que recapaciten y convoquen elecciones. Que hagan una asamblea ordinaria y una extraordinaria para que muestren las cuentas. Porque el verdadero problema es que la agrupación tiene un déficit que yo no puedo desvelar por un contrato de confidencialidad, pero es terriblemente grande. Para el cierre», sentencia.

Cortes de luz

En la Agrupación Artística Gijonesa actualmente hay 79 socios, 86 si se admitieran a los siete en liza, unas 80 bailarinas, 40 cantantes, 8 actores de teatro y algo más de cien artistas entre grupos y solistas que actúan los jueves, sábados y domingos. «Toda esa gente se queda sin un sitio donde actuar si esto se cierra, y eso puede suceder en seis meses si nadie hace nada. Se deben cuatro meses de luz, el otro día ya hubo un corte. Aquí el presidente no actúa, el vicepresidente está coaccionado por la controladora de cuentas y no hay nadie que haga nada por solucionar el problema económico», refiere.

Otro socio de la corriente crítica, que no quiso dar su nombre, aseguró que se está «malgastando» dinero. «Hay un gasto desorbitado de 23.000 euros en un abogado por haber echado a un socio de mala manera», dijo. Oliva, por su parte, quiso desmentir también que él hubiera amenazado a otros socios. «Yo no he amenazado a nadie. El que lo diga que lo haga con nombre y apellidos. A mí me afectan mucho todas estas mentiras. Igual que el hombre con alzhéimer, yo les apoyé y tengo mensajes de agradecimiento de su mujer para demostrarlo».

En un comunicado que la corriente crítica hizo llegar a EL COMERCIO, asegura que «el presidente no respeta las decisiones de la junta directiva e impide el normal desarrollo de la actividad». Además, considera «inadmisible que el abogado de la agrupación haya dejado sin efecto acuerdos de la junta solo por petición del presidente alegando que tiene un voto de calidad, cuando no había ningún empate».