Un ladrón hiere a la vigilante del supermercado que le sorprendió robando pulpo

Un ladrón hiere a la vigilante del supermercado que le sorprendió robando pulpo

De 53 años y con un amplio historial delictivo, pudo ser identificado y detenido en Avilés gracias a las grabaciones de las cámaras de seguridad

PABLO SUÁREZ

Sucedió en un supermercado de Gijón. Una de las vigilantes del establecimiento se percataba del comportamiento extraño de un cliente el cual, ajeno a que estaba siendo vigilado, no dudaba en coger varios blíster de pulpo cocido en la sección de congelados y ocultarlos entre sus ropas. La empleada de seguridad, viendo cómo el presunto ladrón se dirigía hacia la salida, decidió intervenir para evitar que el hombre sobrepasase la línea de cajas con los productos. Éste, advirtiendo las intenciones de la vigilante, se resisitió con violencia, dando lugar a un forcejeo en el que el ladrón, de forma abrupta, le dobló las manos para intentar zafarse.

En el enfrentamiento, la mujer sufrió un dolor muy intenso en las muñecas y la luxación del dedo corazón de una de sus manos, lo que propició la huida del autor del robo, que se marchó del lugar con su particular botín. Tras dar aviso a la Policía de lo ocurrido, los agentes reclamaron las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas en el establecimiento. Estas imágenes, junto con la descripción aportada por los testigos de lo ocurrido, permitieron a los policías cotejarlas con los perfiles de las bases de datos y conseguir averiguar la identidad del responsable, un vecino de Avilés de 53 años.

El ladrón cuenta con un amplio historial de delitos cometidos a lo largo de todo el territorio asturiano llegando incluso a superar la treintena de detenciones. En esta ocasión, fue detenido como presunto autor de un robo con violencia por los agentes de la Policía Judicial de Gijón, cuyos efectivos se trasladaron el pasado martes hasta su domicilio de Avilés.

Robo mediático

El suceso recuerda a lo ocurrido el pasado mes de noviembre en un supermercado de La Calzada. Pese a las similitudes en la actitud del atracador, en aquella ocasión fueron los propios clientes quienes lograron evitar que el ladrón, que amenazaba con un cuchillo, huyese con el botín. Las grabaciones de las cámnaras de seguridad recogieron lo ocurrido. En un primer momento, la cajera intenta evitar el robo pulsando el botón de emergencias. A continuación, le tira una silla y se aparta, con la mala suerte de que tropieza con una estantería y cae al suelo. No obstante, uno de los clientes que en ese momento entraba en el súper, se acerca al atracador y le da una patada. Quedó aturdido después de que la arrojasen un carrito de la compra. Se trataba de V. S. G., de 38 años y vecino de Gijón, que fue trasladado por los agentes a los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional. El vídeo, una secuencia cuanto menos llamativa, se viralizó rápidamente en redes.