Vía libre para la aprobación del PGO de Gijón tras una década de parálisis urbanística

Vía libre para la aprobación del PGO de Gijón tras una década de parálisis urbanística

El pleno de la CUOTA aprueba por unanimidad el informe sobre el documento | Fernando Couto: «A partir de enero lo llevaremos al Pleno y Gijón recobrará el pulso económico, social y medioambiental»

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

El pleno de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) aprobó este mediodía por unanimidad el informe técnico sobre el Plan General de Ordenación (PGO) de Gijón elaborado por Manuel Cañal Villanueva, exdirector general del Principado. La alcaldesa Carmen Moriyón y el concejal de Urbanismo, Fernando Couto, estuvieron presentes en la votación, aunque no pudieron participar por ser parte implicada. También se dio luz verde en la misma reunión a la actualización del catálogo urbanístico del municipio.

El Ayuntamiento tendrá que realizar en las próximas semanas algunos pequeños ajustes y correcciones en el documento, por indicación del Principado. Se trata sobre todo de cuestiones de normativa, pero ya no será necesario volver a remitir los cambios a Oviedo. La idea del equipo de gobierno es elevar al Pleno, a finales de enero o principios de febrero,el trámite de aprobación definitiva del PGO. Un trámite que pondrá fin a cinco años de tramitación y a una década de parálisis urbanística en la ciudad en los que ha habido dos periodos de exposición pública para dar cumplida respuesta a la exigencia de participación ciudadana, que fue el talón de Aquiles de los dos anteriores planes generales anulados.

El portavoz del gobierno local, Fernando Couto, se mostraba este lunes exultante al término de la reunión del pleno de la CUOTA: «Es el espaldarazo definitivo por el que estaban esperando muchos agentes socioeconómicos de la ciudad para invertir y generar riqueza».

Couto remarcó que se trata de «un plan de ordenación y no de un plan de vivienda que va a corregir la anomalía urbanística de que la ciudad se rija por un Plan General de 1999 en pleno siglo XXI». Según el edil, «en la reunión del pleno de la CUOTA se vio que es un PGO que hace ciudad, que llegaba con consenso político y sin discrepancias y que acredita que va a dar impulso económico, social y ambiental al municipio«.

Couto destacó que el desafío, una vez que se apruebe de forma definitiva el plan urbanístico, «es gestionar y tramitar lo que se pone ahora por delante».