«Aquí es llegar, cruzar los paquetes y marchar por la salida de la 'Y'»

Ovidio Menéndez y Alejandro Galán, durante una entrega. / C. SANTOS
Ovidio Menéndez y Alejandro Galán, durante una entrega. / C. SANTOS

Empresas de mensajería destacan las ventajas de realizar sus intercambios en la vía muerta. «A veces nos identifica la Policía, pero no nos abren nada»

M. MOROGIJÓN.

Alejandro Galán, ovetense de San Claudio, y Ovidio Menéndez, gijonés, se citan en la vía muerta de Sanz Crespo una media de cuatro veces al día para realizar sus intercambios interprovinciales de mercancías. Dos veces por la mañana y otras dos por la tarde. Ambos trabajan para empresas de mensajería tradicional y tienen como punto de encuentro el tramo inutilizado de autopista para sus entregas. Así llevan cuatro años. Según explica Galán, todo son ventajas: «No hay que atravesar nada de Gijón. Aquí es llegar con el coche, cruzar los paquetes y marchar pitando por la salida de la autopista».

Su clientela está concentrada en Oviedo, Gijón y Avilés, aunque recogen también en el resto de Asturias apoyados por otros colaboradores. Lo que mueven de una ciudad a otra es paquetería pequeña, sobre todo trabajan con material de laboratorios y clínicas dentales. Lo que Alejandro le entrega a Ovidio es para destinatarios de Gijón y lo que el gijonés le da al ovetense es para Oviedo, Avilés y Mieres.

Reconocen que al verles parados con el coche en esa zona apartada, a horarios diferente del día, agentes de Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local en más de una ocasión les han requerido la documentación. «Nos piden el DNI y nos miran el carné de conducir, pero nunca nos han abierto la mercancía para ver qué hay dentro», apunta Galán.

Al margen de lo que suceda con el desarrollo del plan de vías, para el que se dan por hecho nuevos retrasos, la construcción de la nueva Jefatura de la Policía Local parece que implicará cambios en esa parte de Sanz Crespo. La entrada a su aparcamiento en superficie se hará a través de la glorieta de la avenida de Portugal y de este tramo actualmente inutilizado, que se prolongaría en paralelo a las vías del tren.