Lorenzo y Ferrera, a hombros del buen toreo