En San Lorenzo pintan bastos

En San Lorenzo pintan bastos

Un singular tronco aguantando el equilibrio sorprende a los paseantes

A. A.

Llegó por la mañana y, nadie sabe cómo, se plantó en singular equilibrio a la altura de la escalera 5 para sorpresa de los paseantes, tanto del arenal de San Lorenzo como del Muro. Las interpretaciones del personal fueron dispares: un resto emergente de los balnearios del pasado siglo, una escultura de Pablo Maojo, un cactus viajero o la sota de bastos a medio desenterrar como la 'estatua de la libertad' en la escena final de 'El planeta de los simios'. Lo más sorprendente fue la prueba que, al filo del mediodía, realizó un parroquiano. Se acercó, lo tocó levemente y el tronco amagó rápidamente con irse a tierra. O sea, que no estaba anclado a la arena sino aguantando una inverosímil verticalidad. El 'tótem' de San Lorenzo, de momento, no tiene explicación.

Temas

Gijón