Una mancha de carbón cubre de nuevo San Lorenzo